Ya firmaron el embrujo

Agosto 31, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

La palabra embrujo me suena a plaza taurina, a pasodoble Feria De Cali bailado por Mares González-Valencia; a Lola Flores, al inolvidable Juan Legido, a Isabel Pantoja la viuda de Paquirri. La palabra ‘Embrujo’ la traigo aquí porque lo que firmaron Gobierno y Farc no lo hemos leído por confuso y ladrillón, pero dizque es embrujador. Eso dijo el poeta Jotamario llegando de la China.Ese mamotreto, texto o gran acuerdo Gobierno-Farc, anima hoy cine, las charlas y almuerzos de gerentes, de intelectuales, de cineastas, de sociólogos y de periodistas. No lo he leído, no lo voy a leer, gastaría 28 horas que mejor se las dedico a tres películas de Marlon Brando, tres de Woody Allen y tres de Meryl Streep. De ese paquetón de cine aprenderé mucho de los humanos, de sus perversiones, su mala leche, sus envidias y sus 99 encantos.Ojalá sea cierto el embrujo gustador que dicen que tiene el acuerdo misterioso, confuso e ilegible de La Habana, el de los notables De la Calle y Jaramillo con ‘Timochenko’. Lo serio es que ese acuerdo le ponga fin al crimen ecológico de las Farc, a los asaltos criminales a Miranda, a Corinto, a las zonas caucanas de indigenas. Si farcos decidieron hacer política sin armas, bienvenidos y si consiguen ocho millones de votos limpios para elegir presidente a ‘Catatumbo’, que lo elijan. Y se les respeta. Punto.Sobria reacción de los dueños y mandantes del poderoso capitalismo de las emisoras cuando ayer se pillaron algo rocambolesco. ¿Qué pillaron?, que les darán 26 emisoras a unas cooperativas primas de las Farc. Regalo como del rey del petróleo a sus amigos en Arabia Saudita. Si es cierto, esas 26 emisoras línea FM les dará para que eduquen campesinos, exguerrilleros, indígenas y de paso hacerse fuertes para sus próximas elecciones. ¿Qué dirán de Caracol, de RCN, de Blu Radio, Todelar y similares? No sé, pero les viene competencia. Sí hay cosas que embrujan en ese acuerdo de La Habana.Torpe sería negarle al presidente Santos su triunfo diplomático-político. Le metió ganas, coraje y su peso personal. El que aprueben el plebiscito depende de lo que hagan las Farc en adelante. Juego limpio y tono pacifista queremos hasta en el fútbol de mañana. Urgente, que Colombia derrote mañana en Barranquilla a los paisanos del antipático y reaccionario Nicolás Maduro.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad