Y... guerrillos al capitolio

Noviembre 16, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

El presidente Santos, visitando Medellín, rompió con el protocolo y llamó a Álvaro Uribe Vélez  a decirle: “Expresidente, quisiera reunirme con usted para comunicarle algo muy delicado que estoy tratando con La Habana y quiero  conocer su opinión”. Uribe le dijo: “Voy donde sea, no lo invito a mi casa porque doña Lina está por fuera y no puedo brindarle ni un tinto”. Y la reunión duró tres largas horas. Lean bien: el expresidente Uribe contó a un senador de su grupo que el encuentro con Santos fue cordial, toca resaltarlo  porque llevaban años  distanciados-enojados. El tabú de duros adversarios lo rompió hace 37 días el expresidente Uribe porque llamó al conmutador de Palacio y pidió cita a don Juan Manuel, el Nobel de Paz, el viajero  hacia Oslo, Noruega, a recibir una distinción, la misma que recibió García Márquez. Punto.Porque fui parlamentario por  casi por cuatro años, puedo decirles que en el Congreso no tienen juego los braveros, ni los pelietas, ni los que insultan. No me asusta que los flamantes ‘excomandantes’ de las guerrillas farianas  ‘Iván Márquez’, ‘Catatumbo’, ‘Lozada’, ‘Granda’ y ‘Romaña’ pasen de sus hoteles de  La Habana al Senado  como vecinos de Roy Barreras, Horacio Serpa, los hermanos Galán, Alexánder López  y compañía. Si ellos  con curul  no vuelven  a las montañas a ’tumbar al gobierno de la oligarquía’, debemos  celebrarlo.El que ellos, con pedido de extradición y duras condenas judiciales, tengan curul, es gracias al  corregido 'Acuerdo-22. Hoy veo  que los 41 parlamentarios  del Centro Democrático, más  el expresidente Álvaro Uribe y Andrés Pastrana planean  apoyarlo. Buena esa y que muchos ‘outsiders’ acaben  con el lenguaje agresivo que vanidosamente utilizan para ganarse  aplausos.No se alarmen porque esos ‘excomandantes’ despachen en el Capitolio, allí ellos responderán por lo que han prometido sobre entrega de armas. Lo digo en castellano: ellos son  menos peligrosos  en el Capitolio que maniobrando en la sombra. Hoy no dudo que las Farc están jugando limpio aunque deben responder al país por 458 secuestrados que les reclaman desde ‘la hora del secuestro’. Aleluya: las Farc ya no repiten  que son unas ‘abuelitas pobrísimas sin nadita que comer’. Ya aceptaron que pagarán de sus millones de dólares del secuestro a las familias víctimas. Ojalá que eso lo cumplan con seriedad y no sean palabrejas que van al cajón de ‘lo que el viento se llevó’.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad