Y ganará el calumniado

Y ganará el calumniado

Febrero 27, 2018 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

El bombazo noticioso de la semana pasada fue el posible carcelazo al expresidente Uribe por demanda del senador del Polo, Iván Cepeda. ¿Un carcelazo al jefe nacional de la oposición? Sí, que tres magistrados, en su sabiduría y su ética, lo citaran a exigirle explicaciones sobre unas charlas telefónicas que le grabaron. Todo apunta a unos hechos sucedidos hace 23 años en Antioquia. Tema delicadísimo del que no opino por respeto a la Justicia. De darse la prisión a Uribe, tendría resonancia en la política, las curules, la elección presidencial y el prestigio del gobierno de Juan Manuel Santos. La pugna Uribe y Cepeda subió de voltaje, puede volverse grave. Punto.

El suspenso electoral sigue, ahora nos cuentan que Iván Duque sube, que baja Vargas Lleras y que puntean Petro y Fajardo. ¿Dudan del triunfo presidencial de Gustavo Petro? aterricen, tiene altísimo chance, lleva amplia ventaja, tiene gran verbo populista, gustador a las masas y Fajardo será su aliado o viceversa. No se asusten, él nombraría un ‘gabinete nacional pacifista’ con cuatro ministros liberales, siete izquierdistas, uno de Roy, dos del Polo y 12 viceministros conservadores ahijados de los príncipes de la burocracia con mermelada, Hernán Andrade, ‘Fincho’ Cepeda & Cia. Punto.

Un luchador, un malevo o un líder. Lo han calumniado y perseguido: “Todos contra Berlusconi”, pero lo ven triunfador electoral el domingo en Italia. Sus enemigos lo han llamado ladrón, despreciable capitalista, frívolo playboy, pecaminoso mujeriego, neofascista y neonazi. El colmo, lo filmaron a escondidas en su mansión jugando al ‘bunga-bunga’ con su novia. Berlusconi, ‘zar’ de los diarios, la televisión y el fútbol. No es heredero como los Gucci o los Agnelli, es hijo de la clase media italiana y por talentoso, con las reglas lícitas del modelo capitalista, se hizo multimillonario. Punto.

Un columnista opina y opinó que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau es una ordinaria irresponsable, una agitadora anarquista, una alcaldesa dañina, tanto que el domingo hizo la guachada de irrespetar y ningunear al rey Felipe de Borbón que allí inauguraba un súper evento mundial de telefonía. Según el filósofo Fernando Savater, “ella no es izquierdista, es una torpe radical”. Barcelona, retrocede. No me gusta, allí viven dos nietos de mi pareja Lulita Arango. Sigan lo de Cataluña. Están tan enredados como está Colombia. Un alcalde o presidente demagogo es fatal. Hagan memoria y ‘despabílense’ como decía Pardo Llada.

VER COMENTARIOS
Columnistas