Y amenazaron darle muerte

opinion: Y amenazaron darle muerte

Mandarla para el cementerio es que la “amenazaron de muerte”. Y ella a las autoridades durante ocho años les decía llorosa: “Me siguen amenazando, por Dios. Van a matarme”. Avispadita la falsa líder, tramposita la avivata.

Y amenazaron darle muerte

Abril 18, 2017 - 11:55 p.m. Por: Poncho Rentería

Mandarla para el cementerio es que la “amenazaron de muerte”. Y ella a las autoridades durante ocho años les decía llorosa: “Me siguen amenazando, por Dios. Van a matarme”. Avispadita la falsa líder, tramposita la avivata. Ella se autoamenazaba. A Leonor Eucaris Sepúlveda, las autoridades le creyeron su cuento de ‘líder de paz’. Ella le dictaba a su sobrino esas amenazas, él se las enviaba por internet y ella hacía el escándalo de “me quieren matar…”.

Mentirosita ella, para conservar la camioneta blindada, el conductor y los guardaespaldas, ordenaba eso. Pobrecita, la pillaron. Fue capturada la semana pasada en Cartagena. Le probaron que ella dirigía la farsa. Resultó una falsa y vanidosa líder. Punto. Como esa estafa de Leonor Eucaris, la ‘líder social combativa’, hay nueve mil entre los 15.000 súper protegidos. Muchos no corren peligro. Puro ‘show cómico y delictivo’. Se autoamenazan, se burlan de ustedes que con sus impuestos pagan esos lujos. Protección en serio a los que sí corren peligro, no a los que se autoamenazan. ¿Conoce farsas con el auto blindado oficial? Denúncielas. Punto.

Varios exdiplomáticos en Bogotá dijeron dramáticamente que hubo un “golazo de taquito, golazo burlón al gobierno Santos y a la diplomacia colombiana, del rudo y poco diplomático, Donald Trump”. Este ‘mega líder’ es exótico. Invitó a su mansión en Palm Beach, a dos enemigos personales de Juan Manuel Santos: Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. De mal gusto pero no es grave, él es libre de invitar a su casa a quien le provoque. Y el presidente Santos también a su mini finca en Anapoima. María Iregui dijo: “Que Trump invite a Piedad Córdoba o a ‘Pablo Catatumbo, es asunto suyo”. Punto.

Escándalo nacional con Mariantonia García de la Torre. Lo siento, ella metió un cañonazo a su profesión y es culta, estudiosa y máster en periodismo. Nunca llame 'criminal genocida' a nadie, Mariantonia. Hágase autocrítica, haga otro periodismo, use su talento, no haga de juez, no maltrate a nombre del pacifismo. Punto. Hay una paz y bienvenida sea.

Los hinchas del América y de mi Deportivo Cali, decidieron gozar el fútbol sin fanáticos violentos incendiarios. Paz en los estadios es urgente. Hoy no se pierdan al Real Madrid contra el Bayer germánico, un programa rico para una tarde deliciosa. A pagar predial, y olviden el novelón de moda: Trump cenando con Uribe y Pastrana. Cenaron ensalada con apio, repollo, coles, y arroz sin sal pasado por aceite. ¡Qué cena tan insípida, sobró el cómico escándalo patriotero!

VER COMENTARIOS
Columnistas