Votos, mingas y atropellos

Votos, mingas
y atropellos

Noviembre 07, 2017 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Que en Cali hayan asesinado en 10 meses a 87 mujeres produce escalofrío. En toda España llevan 45 asesinatos a mujeres este año y hay pánico nacional. Cali está doblando esa cifra y duele mucho. Lo tenaz es que dar con los bandidos es muy difícil. A la economista Cristina Bonilla la asesinaron luego de hacer un giro en un centro comercial. Urge dar con esos bárbaros. Punto.

¿Buscaban asesinar a la candidata presidencial Marta Lucía Ramírez al asaltar su casa antier lunes en Bogotá? Pudo ser ese el plan y poder presentarlo como ‘accidente fortuito al momento del robo’. Que ella no tenga protección armada y blindada por el Gobierno es una falla gravísima de Ejército, Policía y UNP. Eso le hace pésima imagen al gobierno porque Marta Lucía Ramírez es su radical opositora. Unos mil millones de pesos diarios aportan los paga-impuestos a la derrochona Unidad Nacional de Protección que tiene nueve mil ‘protegidos con auto blindado’ y ríanse: hay senadores gobiernistas que usan hasta tres camionetas blindadas para su campaña electoral y los escoltas y choferes cobran viáticos que ustedes pagan. Punto.

En noviembre estamos y toca recordar que un noviembre perdieron la vida a bala y dinamita 14 magistrados cuando despachaban a 200 metros del Palacio Presidencial. Allí hubo un golpe de estado fallido, el plan era hacerle un ‘juicio popular’ a Belisario Betancur y si no les daban gusto a sus exigencias, matarían uno por uno a los magistrados rehenes. Por las torpezas militares del M19 y del Ejército Nacional, ese día murieron los 14 rectos magistrados. Entonces yo era Representante a la Cámara y el asalto me pilló en el Capitolio Nacional a 100 metros de distancia. Lo seguí de cerquita, a metros y vi torpezas a montones. ¿Quiénes planearon ese criminal e irresponsable ataque? Aún no lo sabemos porque los leguleyos enredaron todo. Punto.

No me gusta criticar a los indígenas por ser indígenas, hasta les tengo enorme simpatía. Pero su famosa minga resultó dañina para el Cauca y el sur de Cali y quemar camiones y humillar pasajeros es una bellacada. Eso hicieron y siguen perdiendo apoyos, las víctimas de sus bloqueos los están repudiando. Eso merece autocríticas, pueden protestar a lo bien y si cometen delitos… les aplican la ley. Mucho encapuchado haciendo matoneo. Mala cosa, y la Gobernadora conversa y oye y tiene voluntad, ¡pero los manifestantes son sordos y altaneros!

VER COMENTARIOS
Columnistas