Un ‘rolo’ al poder

Agosto 04, 2010 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Si hay un término que usan con tonito despectivo fuera de Bogotá es el de “rolo”. Quien te ha visto y quien te ve: un ‘rolo’ sube a la Presidencia. El ‘rolo’ nombró ministras a una bugueña y a una caleña, a María Fernanda Campo y a Mariana Garcés. Ellas la tienen difícil. En Mincultura hay unas poderosas ‘roscas’ que imponen sus proyectos, sus vanidades y sus preferidas. En Mineducación hay unos sindicatos tan equivocados que tercamente atacaron a la eficiente Cecilia María Vélez; hasta llegaron a decirle “la ministra pro imperialista’.Sube al poder el nieto de Calibán y hermano de Felipe, Enrique y Luis Fernando Santos. Su tío Hernando Santos Castillo, un taurino de todas las horas, le diría el próximo sábado: ”Que sea la suerte, mataor”. Y que tenga suerte porque es un potro salvaje la Presidencia y más aquí que tenemos ‘guerrillos’, ‘paracos’ y miles de jóvenes ‘pisto-locos’.Siguen discutiendo si fue bueno o malo el gobierno de Uribe. Yo leo: 75% aplaude a Uribe. Qué exagerado, no es pa’ tanto, hubo errores gigantes. Pero mejor voy a la parte colorida de los que vamos a la posesión presidencial donde pueden darse siete ‘osos peludos’ y nueve folclóricas situaciones. Armando Benedeti posesiona a Santos y me dijo antenoche que su discurso solamente dura 50 minutos. Le supliqué que lo rebaje a 15 porque todos tendremos afán de la copa de vino blanco.Las peluquerías oyen quejas a las no invitadas. Otras irán con lo mejorcito del ‘clóset’, a ver al príncipe Felipe de Borbón. Viene Cristina Kirtchner, la argentina que se cree Gardel, y también Evo Morales. Qué jartera Evo, le toca saludar a Uribe al que le ha lanzado insultos idiotas. Pobre Evo, viene desde Bolivia a un coctel y tres discursos sosos.Para quien se mueve entre señoras bogotanas, va a sus peluquerías, a cocteles y escribe en una revista femenina, es obligatorio ir a la posesión presidencial. Como me invitaron, voy. Es de buena educación ir con el gustico de no aspirar a ninguna ‘chanfaina’ oficial. A los que buscan puesto diplomático les recuerdo que es de mala educación abrazar al Presidente en público. Y feísimo decirle: “Usted sabe que estoy listo a servirle en el cargo que me designe”.Menos amargo comentar la posesión de Santos que maldecir la ‘piñata-loca’ de los automóviles blindados entre una centena de congresistas. Un amigo costeño comentó: “Que no hagan tanto escándalo, si el senador pide tres autos blindados es porque tiene tres mujeres y eso es lo común en la Costa”. Y todo, con los impuestos de ustedes. Un cómico país.

VER COMENTARIOS
Columnistas