Un penoso ‘oso-peludo’

Un penoso ‘oso-peludo’

Agosto 31, 2011 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

No me gusta que el legendario Faustino Asprilla tenga citaciones judiciales. Penoso, cercano al autogol, que a un millonario lo citen las autoridades para responder por algo tan humano como girar la mesada de la ex esposa y el hijo. El juez de Medellín demanda al inolvidable goleador para que “cumpla con las cuotas mensuales”. Por favor, Faustino, gira inmediatamente y te salvas de un autogol y un ‘oso peludo.El periodismo nacional se apuntó un ‘hit’ al desmontar la zancadilla electoral que desde la Registraduría le montaron al médico y líder cívico Rodrigo Guerrero. El registrador Nacional, el politólogo Luis Ariel Sánchez, está en mora de hacerse una seria autocrítica porque al principio se portó como un burócrata soberbio. Si el presidente Santos no grita su alarma por el esperpento fabricado en la Registraduría, hoy estaría como “hecho cumplido y sin derecho a reclamo” y fuera de competencia el médico Guerrero. Allí hubo algo ‘picho’ y a la suprema autoridad electoral le tocó tragarse el cocodrilo de corregirlo. ¿Para qué han servido magistrados de la suprema Corte Electoral? Digamos que para mejorar su currículum porque las elecciones siguen turbias en Colombia. Soy experto en el tema, dos veces me declararon parlamentario electo y me llovieron las felicitaciones, pero al final se tumbaron mi curul en los oscuros salones de la Registraduría. Por eso no acepté una reciente oferta para concejal de Bogotá. La pregunta del millón es ésta: ¿Lo de Cali fue un caso fortuito, una avivatada premeditada o una maroma electorera? Mi amigo cineasta e insigne burlón, Carlos Palau, burlonamente me respondió: “Todas las anteriores”. Mi abogado en Cali, Humberto Alzate Castaño, me hizo este comentario: “Descalificar a un candidato que presenta 120.000 firmas cuando sólo exigen cincuenta mil es una ligereza de aprendiz”. Me asombré escuchando por radio a dos prohombres del partido Anapo-Polo Democrático. Ellos culparon ayer al presidente Santos de parcialidad y de tener candidato propio. Ligero comentario. Veo que la paliza electoral que el Polo recibió el año pasado cuando quedó con apenas siete senadores, les ha quitado el humor y la lucidez para discutir con sus oponentes. Y tantas ilusiones que tuvimos en ellos.En Bogotá el Polo-Anapo ganó con Samuel Moreno la alcaldía, pero el ‘carrusel de contratos chuecos’ los tiene en un descrédito político que duele. Entiendo que Sigifredo López y Maria Isabel Urrutia no quieran competir con Guerrero. Explicable, sería su derrota y perder es amargo según el tango gardeliano.

VER COMENTARIOS
Columnistas