Tus medallas enceguecen

Agosto 24, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

El título suena a bolero de Olga Guillot pero es del inolvidable Alci Acosta. Recordar a Olga Guillot (El son se fue de Cuba) es una delicia. En otros años ese bolero lo llamaban, desde la ultraizquierda, “bolero gusano, imperialista, anticastrista”. Me rindo: Olga tenía razón, la gente huía de Cuba jugándose la vida. Tres millones de cubanos perdieron su país por la furia de los hermanitos Castro, Fidel y Raúl. Punto.Los deportistas no tienen camioneta blindada oficial como tantos notablones del poder. Pero son los auténticos líderes nuestros. Deberían reemplazar a tanto inepto-pícaro que se adueñó de la política. Ellos deberían dirigir Coldeportes para evitar a futuro chanchullos en obras deportivas. Muchos hubo en años pasados.La economista Marta Ripoll sigue alarmada por las estafas y trampas millonarias que hicieron en Ibagué en los recientes Juegos Nacionales. Penoso, para llorar, le robaron noventa mil millones al deporte nacional. Un tumbis raponero de políticos y contratistas pillos. Fueron goles de taquito millonario a Coldeportes el año pasado. Punto. “Robaron la bicicleta de Carlos Vives y la Policía ofrece diez millones de recompensa". No es para tanto, economicen esos diez millones. Frescura mi general Nieto, Carlos Vives ya compró nueva bici. Punto.Hoy en Bogotá soplan pánicos. Casi 300 seres humanos, arrastrados por la pobreza, el mugre, la adicción y el no trabajo, recorren barrios buscando andenes donde dormir. El alcalde Peñalosa los auxilia, les ruega que vayan a casas de salud pero ellos no atienden, aman su calle libre y anarquista. Llamarlos ‘habitantes de la calle’ es insultante, es quitarles toda dignidad. Están abandonados hasta por la Iglesia. Aleluya: monseñor Monsalve, luche por ellos, son cristianos y la sociedad torpemente a los llama ‘desechables’. Ayúdelos monseñor Monsalve, allí es su tarea pacifista. Cali tiene 4.500 olvidados dizque ‘desechables’, ayúdelos, lo necesitan.Viva Brasil. Unos Juegos Olímpicos inolvidables. Bravo por Caterine Ibargüen: 15 metros su salto triple y ella tiene un tumbao gustador. Soñó su medalla de oro y la consiguió. Hubo medallas pero en Neiva hubo cinco muertos y 14 heridos el viernes. Se derrumbó una tribuna del estadio. Es que mezclaron barro, poco hierro, poco cemento, mucha arenilla y se derrumbó. Fraude en las obras deportivas: es mala leche, poca honradez. Punto. No calentar las discusiones sobre el voto por el Sí o por el No. Frescura, no le pongan tanto color, ¡mejor aplaudan al Deportivo Cali y la resurrección del América! Volverá el clásico, llenaremos el Pascual Guerrero y no habrá vandalismo, sólo fútbol. ¡Buenas, buenas!

VER COMENTARIOS
Columnistas