Tumbaron al gobernador

Tumbaron al gobernador

Julio 27, 2011 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Muy guache la vida con el gobernador de mi cuento y con Amy Winehouse. A ella la vimos borrachita en sus conciertos porque el whisky la empujaba a cantar mejor que Aretha Franklin. Muy guache la vida con el Gobernador y con Amy Winehouse. Con ella, porque le dio talento para cantar, pero con problemitas mentales que la empujaban a la angustia y, para huir de ella, tomaba pepas y barbitúricos. Ya casi voy al Gobernador, mas antes debo decirles que se apagó la bella voz de Amy Winehouse, pero al fin descanza en paz; descansará de los periodistas ingleses y gringos que fueron caníbales con ella.Y llegué al Gobernador que cayó a la lona por elegantísimo. Lo obligaron a renunciar. Se pifian si en estos minutos han pensado que el gobernador del escándalo es el del Valle; no, don Francisco José Lourido está muy saludable (ayer subió trotando hasta el caleño cerro de Cristo Rey) y sigue enfrentando a los avispados que convirtieron en piñata la CVC y Acuavalle. El gobernador caído es el de Valencia, la rica provincia española frente al Mediterráneo. Allí, don Jaime Camps, con 48 años, millonario, militante del Opus-Dei y reelegido con miles de votos, le aceptó un coquetón regalo a unos empresarios que licitaban con su gobernación. Les aceptó siete vestidos de invierno sobre medidas, 24 camisas, 18 corbatas de Oleg Cassini, un abrigo de cachemire, un esmoquin de verano, un reloj suizo carísimo y 8 pares de zapatos Ferragamo.Lo feo es que él como agradecimiento a sus amigotes generosos les aprobó contratos de aseo, seguridad, muebles, compras de computadores, uniformes y tableros por cinco mil millones de euros. Aleluya: allí los amigotes se ganaron dos mil quinientos que en Colombia equivalen a seis mil millones. Al gobernador Camps lo retó la Fiscalía valenciana a demostrar que él pagó su elegancia y no pudo. ‘Paco’ el contabilista dijo a la juez: todo me lo pagó ‘El Bigotes’, el amigote del Gobernador. Bingo: el feliz contratista de esa gobernación.Una amiga bogotana lo comentó así: “ala, ese gobernador quedó como un chorizo quemado; no le deseo cárcel a nadie, pero ese pillo sí se merece un semestre para que allá sea el más elegante”. Quedó como pillo y los españoles se están burlando de su elegancia. Quedó como sobornado y regalador del dinero público. Ojalá no se venga a vivir a Colombia ese avivato exgobernador. PUNTO. Aleluya: el periodismo tiene sus gabelas, enseguida, 27 colegas veremos en ‘sesión privada’,’ de cachete’ la película ‘Medianoche en París’ del divino Woody Allen, el genio judío que nos regaló la grandiosa ‘Viky, Cristina y Barcelona’.

VER COMENTARIOS
Columnistas