Traición a la Patria

Marzo 18, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

“¿Será que canonizan o nombran embajadora a Yidis Medina?”, pregunta tonta radial que me hicieron y no caí. Punto. Todos los insultos se cruzan hoy en Colombia. Y al expresidente Álvaro Uribe se los han lanzado todos. Ahora el guante le cayó al presidente Juan Manuel Santos y sonó feo el insulto. El muy condecorado general Bedoya lo acusó de “traición a la patria”. Lo hizo en el noticiero NTN24 del sábado y aún no ha rectificado. ¿Se descarriló el general Bedoya? Obvio que sí, es demasiado, y no le queda bien cuando él comandó a miles de soldados. Juan Manuel Santos fue cadete y alférez de la Armada Nacional. Casi 750 días pasó en Cartagena. Tenía uniforme y fusil y estaba cobijado por la Justicia Militar. Esa desvirolada acusación es dañina para el acusador. Cuando el país pide calma a sus conductores, a sus magistrados y senadores, eso de la “traicion a la patria”, calienta los ánimos. Punto.Una frase acertada lanzó el prudente ministro de Gobierno, Juan Fernando Cristo. Por la televisión dijo que era saludable que el uribismo se sumara a la nueva ‘Comisión por la paz’ porque era un movimiento al que apoyaron siete millones de votos. Sensatas palabras que le bajan voltaje al lenguaje político que calientan unos senadores seudo-santistas en busca de puestos públicos para sus tenientes.Según Guillermo Perry, un aterrizado exministro, “hay gentes en el santismo que no quieren que haya cercanías con el uribismo”. Muy cierto, a ellos la trifulca les conviene para sus ambiciones. Tan ligerongo es llamar “traidor a la patria”, como llamar al adversario “neonazi”. Esas frases suenan cómicas pero son peligrosas porque en este país hay mucho pistolero que está capando manicomio. Punto.Y ahora llueven ataques para la senadora uribista Paloma Valencia Laserna. Ella, nieta del expresidente Valencia, invitó a que los indígenas caucanos tengan su tierra y sus territorios bien marcados. Ellos piden total autonomía, justicia indígena, leyes indígenas. Regio, así no siguen bloqueando carreteras, quemando camiones, invadiendo haciendas y linchando a sencillos policías. Los jefes indígenas dicen que Caloto y Mondomo son sus tierras hace 800 años, pero al día siguiente reclaman Jamundí y el sur de Cali como territorios indígenas. Según el calor de sus discursos, el Unicentro, el Parque Panamericano, Univalle y la plaza de Cayzedo son territorio indígena. Regio que sobre eso opinen Dilian Francisca y el planificador-economista Cristian Garcés, que aspiran a la gobernación del Valle.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad