Se acabó la película

Se acabó la película

Junio 18, 2014 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Afortunadamente nos llegó el final de la película política. No tuvo en el papel principal a Jean Paul Belmondo, tuvo una dupla cachaquísima, Santos y Vargas Lleras, voceros de la línea ajiaco enfrentando a la línea frijolera de Uribe y Zuluaga. Ganaron los primeros por casi un millón de votos, pero toca abonarle a la dupleta Zuluaga-Uribe que sacaran siete millones cuando su partido Centro Democrático está recién fundado. Los actores secundarios de la película política fueron Roy Barreras, Armando Benedetti, los hermanos Galán-Pachón, Horacio Serpa, César Gaviria y su hijo, futuro ministro, Simón Gaviria. Santos no ganó fácilmente, recorrió el país 14 veces, le sonrió a izquierdistas, a obispos, a obreros, a los cansados del duelo gobierno-Farc. La película la ganó Santos y ganó bien. Aceptemos lo costeño y cerriteño: jugosa propina a miles de votantes. Aleluya, dos cachetones de cincuenta mil por el voto es un mercado inolvidable para ellos.Ganó Santos en Bogotá con millón y medio de votos. Votación muy independiente, electores capitalinos y de 23 departamentos. Quien gana Bogotá merece Presidencia. Santos conoce los problemones del país. Y si las Farc aterrizan y le colaboran, pueden llegarnos años de paz sin dinamitar los oleoductos y sin asesinatos de sencillos policías. Paz sensata quiere la inmensa mayoría. Por eso lucha Santos y hasta el uribismo debería ayudarlo. Valientes Zuluaga y Santos, madrugaron seis meses seguidos. Alistaron sus 197 discursos, hablaron de 37 temas, montaron en avión hasta el desespero, respondieron 2057 preguntas y grabaron fatigantes cuñas de televisión. Se merecen vacaciones. Hubo fraude, les repito que sí hubo fraude. Hubo fraude en el Mundial del Brasil, allá le regalaron un gol a los franceses. Punto.Ahora, periodistas y columnistas y telepresentadoras a ver fútbol, a los almuerzos largos, a cuanta diversión haya, menos al sexo que según Leonardo Di Caprio, se volvió muy aburrido. Y como exparlamentario aplicado, suplico a los sabios politólogos que inventen una fórmula para elegir presidente sin que hagamos esas elecciones ruidosas, costosas y pelietas. ¿Les gustaría una dictadura genial o una monarquía tipo Borbón a la española? ¿Cuál sería la familia real? opinen ustedes queridos paga-impuestos, ustedes pagan esta costosa democracia. Mañana no trabajen, juega Colombia con los primos africanos del risueño negro Palomino, ganaremos. Buenas-buenas.

VER COMENTARIOS
Columnistas