Santos visita su amado París

Santos visita su amado París

Junio 20, 2017 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

El presidente Santos con numerosa comitiva cultural y del poder está en París. Y Álvaro Uribe Vélez dio ayer una conferencia en Madrid a poderosos empresarios españoles, ellos le dieron pistas del atraco en Barranquilla por una empresa española Canal Isabel II, rica en contratos de aguas y acueductos. Punto. Hoy los políticos de peso y billete están en el ocio, en las playas con sol, lanchas, siestas, lectura y televisión.

Hoy en París suben al cielo a García Márquez, le ponen su nombre a una calle parisina, la rue Flandes, donde vivió de pobre. Me decía una amiga cercanísima a García Márquez que ese acto tan oficialista y burocrático nunca lo hubiera apoyado don Gabo. “Tan quisquilloso que era y ahora de muerto, un político francés, mounsier Holland, lo pone como artista ‘show’. A los presidentes les gusta viajar al exterior para dejar de sufrir el poder. Con los hechos de Buenaventura y los 36 días de paro de 300.000 maestros, Juan Manuel Santos queda extenuado. Los sindicatos exigen alzas por justas, porque ven como derrochan millonadas en el poder con auto-bombos, autos blindados y tiquetes internacionales.

El libro se llama Don Gabo habla de García Márquez. Tiene 28 fotos, 33 reportajes al escritor macondino más un prólogo extenso y tres entrevistas en Moscú de Poncho Rentería, este servidor. La revista Alternativa promocionó el libro hasta ofrecerlo como regalo al que comprara una suscripción. Sin vanidades digo que allí acerté, el libro fue exitoso. Allí escribí mi larga charla con el ruso literato Valeri Stolvob, que tradujo Cien años de soledad al ruso y le quitó toda referencia al sexo porque el moralismo ruso entonces era del medioevo.

A García Márquez la Polícia francesa lo maltrató cuando era pobre, con cara de argelino en París. Por eso asombra que hoy lo canonizen. Allí hablarán el presidente Santos, su embajador Federico Renjifo, y ojalá asista esa bella mujer Techia Quintana, novia parisina del escritor en esos años. Tenía otra, la legítima, la propia, la que luego casó, Mercedes Barcha. Punto. Juan Manuel Santos llegó al cielo, recibe otro doctorado y muy serio: lo gradúa ‘Honoris Causa’, la histórica Université du le Sorbonne. Aquí lo rajan las encuestas, allá lo condecoran con honores. ‘Merci-merci’.

VER COMENTARIOS
Columnistas