Santos viaja a su Londres

Santos viaja a su Londres

Octubre 26, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Cuando una persona habla de paz 8 horas al día y escucha 10 horas radiales de paz y conflicto, puede seducirse con el tema. Así podrían estar Ángela Robledo, Piedad Córdoba, Marta Lucía Ramírez, Alejandra Borrero, Vanessa De La Torre, Mabel Lara, Melba Escobar, Camila Zuluaga, María Isabel Rueda y la diputada Juanita Cataño. Todas ellas pacifistas de tiempo completo.¿Toca darle una peluquiada en asuntos del Justicia al acuerdo firmado en Cuba y Cartagena con las Farc? Sí, y así lo está recomendando el serio fiscal general, Néstor H. Martínez, a nombre del aparato judicial. Explicable, los magistrados y jueces de aquí no quieren magistrados extranjeros (venecos o cubanos o chilenos) haciendo Justicia en Colombia. Eso fue acordado por De La Calle y compañía, ¿debe mantenerse? Uribe dice No. ¿La quitará el gobierno? De pronto. Que nada distancie al santísmo gobernando y al uribismo reclamando. Les tocará entenderse los del Sí y los del No. Según Jaime Castro, notable jurista, “ese acuerdo sin el apoyo de Uribe queda cojo”.Y les tengo un tema fatal al bolsillo de ustedes, la odiosa reforma tributaria. Odiosa porque mientras el ministro Mauricio Cárdenas la defiende, el gobierno alista viaje a su Londres amado, con amplia comitiva, en el avión presidencial 001 FAC. Y aquí el paga-impuestos, sufre el nuevo IVA y otros llegan a Londres, a Harrods, a Carnaby Street, a Chelsea, a Kensington, a Victoria Station. ¡Oh, Londres, tan cruel y tan deliciosa! Allí viví casi 440 días y me aburrí 30, era sudaca, era extranjero incómodo, y la visa la daban sólo por tres meses y renovarla era una jarteramamera ese invierno. Respeto mucho al científico rector de la Universidad Nacional, Moisés Wasserman quien escribió así en El Tiempo: “No conozco a Andrés Felipe Arias pero creo que una condena a 17 años de cárcel requiere una total certeza de la culpa”. No existe esa certeza, no probaron ni una milésima de ventajismo económico, sólo que él podría tener ventajas políticas adelante como exministro. Horror, condenado aquí, sin segunda instancia y preso en Miami en condiciones infrahumanas. Muchos rectos juristas y exministros ven a Andrés Felipe Arias como preso político, igual a Diego Palacios, Sabas Pretelt y otros. Si llega la paz de verdad y cesan las broncas, no tendremos presos políticos y los jefes farcos podrán llegar felices al Capitolio Nacional como senadores. Que así sea por la paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas