Santos no les copia

Santos no les copia

Enero 11, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Mucha foto a colores veo en las revistas sociales de una pareja de moda en Bogotá y Cartagena: la joven soltera, 20 años, Mariantonia Santos y su madre ‘Tutina’ Rodríguez de Santos. Dos caras amables dentro de un gobierno que, imposible negarlo, proyecta una imagen amable en el país nacional. Un tanguista me decía que el presidente Santos no es un ‘gil’ de los que le cree ingenuamente a la guerrilla. Lo acaba de confirmar al responderle al ‘Mariscal’ de las Farc, que son unos ilusos si creen que él va a reanudar con ellos la penosa charla que empezaron en el Caguán hace once años y que duró 987 días porque la volvieron una ‘repichinga’. Un sobrino joven diría: “A esos manes de las Farc, el Presidente no les copia”.‘Chau’ a Santos y vamos a lo amargo, a trabajar tras un ocio de 15 días. Olgalucía, psicóloga opinante, me dijo que es muy normal que al volver al trabajo luego de vacaciones sientan jarteras y jaquecas. Apuesto que ayer martes hubo aguacero de jaquecas en Cali y 25 ciudades de Colombia. Y otra verdad grande: pasar una esposa 15 días seguidos, de navidades al 10 de enero, al lado del marido da para ratos de mutua fatiga. No es normal tanta compañía. El ocio debe ser de a poquitos.Suena por Norteamérica una verdad: que el 99% de los maridos somos muy intensos. Y lo somos. Por eso digo que las vacaciones deberían ser de ocho días pero tres veces al año. Quince es mucho y les recomiendo mucho gimnasio y aeróbicos para curarse pronto de la jaqueca.Me contó mi amiga Elisamaría que en la pasarela de Cartagena fue noticia la visita del aristócrata español, el marqués de Lugo, Jaime de Marichalar, exmarido de Helena la hija del rey Borbón. Bueno, el tipo mide 1,97 metros y se viste a su aire; allá paseó pantalones verde-viche, morados y amarillo pollito. Creo que por esas extravagancias le pidieron el divorcio los Borbón. Pero me quedo con el señor de Marichalar que no hizo trampas financieras como el otro yerno, Iñaki Undargarín, que se forró en euros con el título de ‘Yerno del Rey Juan Carlos de Borbón’. Y cubrió de vergüenza a una familia querida por los españoles. ¡Yernos, yernos y más yernos! Tema jugoso para el periodismo español de hoy la guachada a la familia real del ojiazul, políglota, rubio y bienplantado yerno. Ese matri se revienta cuando él llegue a enfrentar la ciega Justicia. Allá lo clavan.

VER COMENTARIOS
Columnistas