Santos goza el poder

Julio 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

A Juan Manuel Santos le tocó hacer mil sacrificios y aguantarse muchos insultos para poder llegar a presidente. Lo llamaron arrogante y ambicioso. Hoy lo trata el periodismo con guante de seda, con cariñito y muchos colegas le recomiendan amorosamente que se divorcie de Álvaro Uribe su mentor, su gran elector. Mañana cumple once meses de gobierno y tiene altos respaldos en las encuestas. Incluso su hermano mayor, Enrique Santos Calderón, haciéndole un balance a su tarea presidencial en el diario El Tiempo, la calificó bien, “sorpresivamente acertada”.Porque me invitó Ivonne Nicholls al palacio presidencial asistí el jueves. Motivo: ella recibía la Cruz de Boyacá de manos del presidente Santos. Fuimos un montón de amigos y amigas de la condecorada. Nos dieron café y un informal discurso del presidente Santos. Comprobé que el poder baña en frescura al que lo tiene. Santos estuvo muy relajado, contó anécdotas, derrochó humor y simpatía. Aleluya: fue muy querendón saludándose con periodistas que meses atrás eran graduados en antisantismo. Por eso los politólogos dicen que el ‘poder-poder’ produce más emociones que el dinero y el sexo. Porque está feliz recibiendo en el palacio presidencial, Juan Manuel Santos dejará caminar su segura reelección.Como estoy muy preocupado por la salud del talentoso músico Joe Arroyo, no he leído lo del comandante Chávez. ¿Hay peligro de muerte para el Presidente venezolano? No creo, hoy pueden curarlo. Vía teléfonica me preguntó Diego Martínez Lloreda: ¿Crees que se arrepentirá Chávez de haberle lanzado a Álvaro Uribe aquellos ordinarios insultos televisivos? Le respondí veloz: “No Diego, no fueron insultos ordinarios, fueron insultos de barriada, ojalá pida perdones públicos porque cuando se tiene cáncer es posible morirse y al limbo hay que llegar liviano de pecados”. Alíviese Comandante Chávez y busque su cuarta reelección.Del ‘súper líder’ Chávez me fugo a algo exquisito, a una mujer con leyenda y talento: Amparo Grisales. Ella está en una ‘suite’ de Cali, lista para actuar en una regia obra teatral titulada: ‘No soy feliz pero tengo marido’. Es una fina sátira del uruguayo Mario Morgan al mundo de las parejas. Una comedia inteligente y una genial actuación de Amparo. Hagamos memoria, hace 27 años ella hizo una serie con Margarita Rosa de Francisco titulada ‘Las Hinojosa’ que escandalizó al país retrógrado por las escenas sexuales que ellas le regalaron al televidente. Margarita Rosa y Amparo siguen de moda, son dos leyendas amadas por el público. Vayan al Teatro Isaacs, Amparo tiene un monólogo espectacular. Seguro, Juan Manuel Santos y Amparo Grisales, una pareja triunfal.

VER COMENTARIOS
Columnistas