Rigoberta y Piedad en la barricada

Rigoberta y Piedad en la barricada

Abril 04, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Estamos en miércoles santo y vale decir “Perdónalos porque no saben lo que hacen”. Frase que sirve para los que hicieron piñata en la Licorera y para la cofradía que dirigen la guatemalteca Rigoberta Menchú y Piedad Córdoba. No podemos negar que este par de damas hoy son noticia por su discurso humanitario, sus pucheros de monjas betlemitas y su amistad con los ‘farcos’ secuestradores. Otras voces dicen que ellas son utilizadas por la guerrilla para un penoso ‘show’ con televisión y verdes helicópteros brasileños. Le ganó Piedad Cordoba el round al Gobierno, montó su espectáculo y hoy es noticia mundial. Consulten la última revista Semana, lean allí una amarga crónica titulada ‘La desgracia del Valle’ donde analizan el derrumbe del gobernador Héctor Useche. Nos muestran la oficina del mandatario caído, y al fondo gran foto de un exgobernador, Marino Rengifo, un bugueño ejemplar como señor y gobernante, porque respetó el dinero público. Me preguntó la caleña y exitosa diseñadora Johanna Ortiz si habrá nueva elección para reemplazar al doctor Useche. Mi respuesta fue inmediata: “Ni más faltara, nos costaría veinte mil millones de pesos y ya lo reemplazó un payanejo experto en crisis por gobernadores derrumbados, Aurelio Iragorri Valencia, que es serio, imparcial y eficiente”. ¿Y Jorge Homero Giraldo, qué? Que goce su pensión y lea las obras completas de Borges, de Proust, de Cabrera Infante que no pudo leer por entregarse 35 años a la política. Hoy es miércoles santo y tras calores e incomodidades, estoy por Aracataca, Magdalena, donde escribo en un café Internet. Vine en automóvil con Lulita Arango y dos amigas españolas, Rocío y Macarena Tassara. Vimos la casona donde dicen que nació García Márquez y jugó trompo con los Buendía y el gitano Melquiades. Vamos a las salvajes playas de Cintio y seguimos a la Sierra Nevada; allá tenemos cita con la arquitecta Patricia Mejía, anfitriona de Antonio de la Rúa y de su novia, la caleña Daniela Ramos Lalinde, nieta del exgobernador del Valle Mariano Ramos. Antonio, hijo de un respetado expresidente de la Argentina, triunfó como empresario musical de Shakira y la llevó a la fama mundial, a la fortuna millonaria, al éxito, a Barcelona y, de carambola, a su nuevo amado, el catalán Gerard Piqué. Shakira, siempre leal con Colombia, llega a Cartagena a cantar el himno nacional nuestro ante Obama, Evo Morales, ‘Juan-eme’ Santos y 33 presidentes de América. Lo hace gratis porque Shakira es como el pintor Fernando Botero, le cumplen a su país. Sin ser yo del Opus Dei, les recomiendo reflexionar sobre su futuro: ¿Será que se irán al infierno? Bueno que lo piensen.

VER COMENTARIOS
Columnistas