Raponazo electorero

Agosto 24, 2011 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Tan grave fue la marrulla politiquera contra Rodrigo Guerrero y Susana Correa, que el presidente Santos salió, indignado, a la televisión a denunciarla. Un plato exquisito, un caviar del Báltico, le dieron al periodismo nacional desde Cali con el atropello electoral al dúo de Guerrero y Correa. Atérrense: los expulsaron de la cancha sin haber comenzado el partido.Antenoche, en ‘La cosa política’, espacio de RCN Televisión, la bien informada colega Vicky Dávila, nos contó que existe un bonito y tierno romance sentimental entre un altísimo funcionario de la Registraduría y una funcionaria del municipio caleño con peso y acción política. Muy humano el romance, pero esa coincidencia llevó a los politólogos caleños y a los periodistas bogotanos a tejer especulaciones. Bien dicen en Francia que en la política y en el poder siempre toca “buscar la dama seductora”.Escándalo nacional por el habilidoso ‘gol de taquito’ montado a los candidatos Guerrero y Susana Correa que ganaban las encuestas. Hasta dicen que hay ‘guerra sucia’ en el Cali político-electoral. Les toca a los que mandan en los medios evitarla. A mis 125 lectoras en Miami y a las 17 de Tokio, les informo que las víctimas del ‘raponazo electorero’ son Rodrigo Guerrero, un exalcalde, un médico prestigioso en EE.UU. y América latina que dirigió la Fundación Carvajal, entidad dedicada al servicio social. Y Susana Correa es una brillante ingeniera industrial con exitosa trayectoria en el servicio público y muy respetada en los círculos industriales, financieros y cívicos de Cali. A ella y a Rodrigo Guerrero les ha pedido la gente caleña que busquen la Alcaldía para rescatar la ciudad de la catástrofe que le dejaron los derrochadores de lo público.Me lo dijo Maritza, mi caleña amiga, me dijo que de días atrás se veía venir la marrulla politiquera. Pero gracias a la intervención del presidente Santos, el ‘conejo’ no tiene futuro. Ahora resta que la lupa que le van a poner a la Registraduría en Cali sea efectiva. Otra salida sería un radical ‘boicot’ a las elecciones o ir al voto en blanco. Atérrense: los que montaron el raponazo, lo celebraron en un restaurante caleño y allí, un político de verbo alegre, soltó esta frase: “A la parejita de la oligarquía caleña, a Guerrero y Correa, los mandamos a rezar al cerro de Cristo Rey”. Aún no han ganado, Cali no es una ciudad de tontos, ese ‘conejo’ aún está crudo, no creo que la burla gane.

VER COMENTARIOS
Columnistas