Periodistas ligerongos y Berlusconi

Enero 26, 2011 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Ayer, grabando para mis programas de televisión, escogí como tema, como ejemplo de ligereza y mal periodismo hacia Colombia, una noticia que publicó El País la semana pasada con éste jugoso titular: “Indignación en Cali por falso y malintencionado informe”. No lo duden, estamos ante una peste y es la venida a Colombia de periodistas europeos que se inventan novelones para volver con la gran chiva. Lo que televisan allá parece hecho por veterinarios marroquíes y no por periodistas.Idiotez, falta de profesionalismo y ganas de escándalo es decir que Cali es una ciudad donde suceden a diario docenas de tiroteos en las calles; idiotez alarmista es decir que quien sale de noche en Cali corre peligro de muerte. El colega español de televisión fue más lejos, afirmó que Cali es tan peligrosa como Bagdad. ¿Y le pagaron por eso? Sí y le dieron tiquetes y dólares de viáticos.¿No encontró el periodista otra forma de escandalizar a sus jefes en Madrid? No y, por gilipollas, montó a Cali en ese novelón. España es quien más apoya ese periodismo baratongo. Que en Pereira hay centenas de niños que pueden contratarse por cien dólares para que maten. Así lo contaron dos periodistas españoles para una cadena de televisión hace siete meses con un miserable título: “Colombia tiene centenas de baby-sicarios”. Por suerte una periodista pereirana, Mariana Villegas, se dedicó a descubrir el montaje de los españoles y quedó visible que era un sucio novelón, una estafa al televidente, una grosería con Pereira. La cadena española pidió excusas por teléfono: “Qué pena, hubo un equívoco, lo sentimos”.Lamentable, Pereira y Cali les sirvieron de comodín a unos primíparos periodistas españoles para ganar aplausos. Y mal periodismo es el que he visto por televisión sobre la revuelta indígena de Caloto. Allí, el teleperiodista minimiza el asesinato de un teniente y un capitán del Ejército, pero entrega el micrófono a un espontáneo para que invente un novelón en contra de los militares. Informar al lado de la guerrilla, trae graves ‘pifias’.Y, por pedido de Salvo Basile, voy a Silvio Berlusconi que insulta periodistas. El multimillonario de jugosa biografía, porque fue cantante, luego financiero triunfal y súper jefe político de Italia, perdió el juicio. Triunfador, pero sin grandeza. Berlusconi combina gobierno con jovencitas, orgías y mucho trago. Berlusconi fue elegido con votos, por eso la democracia cada rato es una desgracia. ¿Y por quién cambiamos a Berlusconi? Por aquella bailarina porno, por la diputada demencial, por ‘La Cicciolina’.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad