Pardo Llada en La Habana

Agosto 19, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

¿Últimas fiestas taurinas en Cali? No lo firmo, pero un bloque de concejales, puede cancelarlas. Ya lo hicieron en Barcelona, Zaragoza y peligran en Madrid. Petro lo hizo en Bogotá y colorín-colorao, no dio reversa. Punto. ¿Y qué diría hoy el cubano inolvidable Pardo Llada del noviazgo de Obama con Raúl y Fidel Castro? Estaría en su mirador radial oyendo La Guantanamera y al Trío Matamoros. Y se alegraría de que ahora sí dejen entrar medicinas y alimentos a la Cuba bloqueada.Mucho himno, mucha frase de cajón en la diplomacia, pero sigo esperando que los gringos paguen a Cuba los daños por doscientos mil millones de dólares que, con el bloqueo económico y los sabotajes, le hicieron. Millones de cubanos aplauden que vuelven los gringos. El “yanqui go home” no existe ahora. Son “bienvenidos”. Después de Colombia, el país que más quiero es Cuba y luego España, pero sin los catalanes anti-españoles. Punto. Cubanos, bienvenidos al capitalismo, que es odioso e injusto pero es mejor que el socialismo de Venezuela y antes en Rusia. Cuatro temporadas de a 45 días viví en Moscú. Allá compraba miles de libros políticos, aquí se vendían. Hotel Rossía, Hotel Spassiva, vecinos a la Plaza Roja, donde caminé mucho con Pedro Clavijo, María Arango y Germán Castillo. Vi que existía una élite, la aristocracia del partido. La ineptitud en su esplendor. Allí mandé mis simpatías socialistas al archivo. Ese socialismo lo viví de cerquita con mercado negro, dictadura del proletariado y vodka-caviar para los mandantes. A pesar de todos los errores de Cuba, estoy con su gobierno y aplaudo que lleguen a La Habana computadores, grabadoras, ropa gringa y las 8799 delicias que fabrica el capitalismo. Punto. Anti-taurinos van ganando. Los que sabotean las corridas de toros ganan terreno. ¿Habrá corridas en Cali en cinco años? Lo dudo. Peter Jenssen, 30 años, holandés, ecologista, dirige la campaña anti-toros en España. ¿Habrá corridas de toros en Cali en cinco años? Pueden dudarlo. En Marbella, hace diez días el Peter Jenssen saltó al ruedo hacia el toro con una cartulina que decía: “Alto a la tortura”. Un banderillero le pegó un zapatazo, dos ayudantes le dieron trompadas y lo salvó la Policía. Pero los ecologistas anti-toros lo aplaudieron en toda Europa y Cataluña. No soy taurino, rechazo que les quiten su fiesta. Mañana pueden prohibir el fútbol y nos meten gol olímpico. En Bogotá prohíben los taxis Uber porque los taxistas no quieren competencia. Dictadura taxitera amarilla.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad