No se burlen del poderoso

No se burlen del poderoso

Mayo 04, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Gran rechifla hubo el jueves, en la plaza principal de Valledupar, a un video en el que aparecía el presidente Juan Manuel Santos hablándoles a los 20.000 asistentes a un concierto. Sólo les deseaba una noche feliz, que lamentaba no poder ir a la parranda vallenata. Chiflaron el saludo. Silbatina ruidosa. Había licor. Gran pifia del publicista del Palacio presidencial que mandó ese video-propaganda a los organizadores del festival. Salió mal esa carambola. Las encuestas hoy están rajando al Gobierno pero no se combate con cuñas. Toca olvidarlas como hace el presidente Santos. Punto. Como no me suena escribir del ‘farco’ guerrillero ‘El Paisa’, hoy triunfal en La Habana, me fugo a un tipo de película, a Julio José Fajardo Artola que fue caleño, ingeniero matemático, tenista, experto en Truman Capote, en novelas policíacas e íntimo amigo de Pardo Llada, Jesús Olazábal, Luis Hache Peláez, Ivonne Nicholls, Álvaro Bejarano y este servidor. ‘Junior’ Fajardo escribió una regia novela: ‘Del presidente no se burla nadie’, el Haití de hace 88 años con dictadores crueles y perversos que ordenaban asesinar a los burlones del poder.Haití, un país que hoy no le importa a EE.UU. ni a Francia porque ya no tienen qué explotarle. La familia Duvalier que les robó dos mil millones de euros a los haitianos, hoy vive en la Costa Azul francesa con yates, Rolls Royce y servidumbre suiza. En Colombia sí es posible burlarse del Presidente, no asesinan a los críticos, los ningunean o les dicen ‘paracos’. En Chile, en tiempos de Pinochet, era muy peligroso burlarse del presidente y decirle gran ladrón a Augusto Pinochet porque le daban un tiro en la cabeza, eso le pasó a los amigos del presidente socialista Salvador Allende. De Rojas Pinilla ni hablemos, criticarlo era desafiar a los ‘pájaros’ obedientes, a León María Lozano, ‘El cóndor’, mandamás en Tuluá. Punto.Hoy vuelvo a Pardo Llada porque a La Habana, desde Miami, llegó ayer tempranito un buque turístico con tres mil cubanos. Todos críticos de los soberbios Raúl, Fidel Castro & Cia. Esos turistas, todos durante años muy anticastristas, hoy se están burlando del torpe Nixon, del rudo Fidel, del odioso Bush, que por 57 años bloquearon la llegada a Cuba de los exilados en Miami. Hoy Pardo LLada, desde Cali, miraría a La Habana y en su ‘mirador’ haría sonar con alegría esa delicia musical que dice: Guantanamera, guajira guantanamera... ¡guajira, guantanamera!

VER COMENTARIOS
Columnistas