No hubo fiesta alegre liberal

No hubo fiesta alegre liberal

Noviembre 21, 2017 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Se le cayó la estantería al glorioso partido. Gastaron un dineral de los impuestos, para una votación chiquitica. Quedaron cantando un bolero triste. Ojalá que la Miss Colombia se gane el domingo el Miss Universo y se lo dedique a los apabullados H. de la Calle y J.F. Cristo, que por vanidad empujaron gastar cuarenta mil millones. Gasto derrochón en un país pobre, arruinado y con miles de barrios inundados donde no hay tejas ni motobombas para sacar el lodo y el agua. Punto.

Le fue fatal en el Valle al partido que dirigieron Carlos Holmes Trujillo, Gustavo Balcázar, Marino Rengifo, Jorge Restrepo Potes, ‘Nacho’ Cruz Roldán, J.F. Botero Ochoa, Raúl Orejuela, Lalo Buenaventura, ‘Pachoeladio’ Ramírez y el ‘Maestro’ y líder popular Alfonso Barberena. ¿Dónde quedó el gran Partido Liberal? Mi amigo, disciplinado liberal, exalcalde de Tuluá y columnista aquí, nos lo contará con juicio.

Me lo exigió mi pareja Lulita Arango: es que dejar la cama y el televisor un domingo lluvioso y caminar un kilómetro a votar por un pleito de vanidad de dos señores, es difícil. De joven en Tuluá vi a gente buena y respetable perseguida por amar a su Partido Liberal. Recuerdo que denunciaron la violencia goda, Alfonso y Andrés Santacoloma, Ignacio Cruz, Álvaro Cruz Lozada, Diego Cruz, Donaldo Arrieta Gómez, Daniel Sarmiento, Saulo Victoria-Viveros, Luis Hache Peláez, Guillermo Paredes, Gonzalo Dávila, Fernán Muñoz, que elogiaban a gritos su Partido Liberal así los persiguieran los ‘pájaros’ sectarios. Punto.

Mi padre fue gaitanista, amaba su Partido Liberal y eso trajo mucha angustia en mi casa; muchos hijos, estrecha economía y mi papá en el Bar Central discutía de política con los godos bravos. El 9 de abril asesinaron a Gaitán y mi padre gritó su ira en Tuluá frente a León María Lozano ‘El Cóndor’. A mi gaitanista padre lo salvó de un ‘consejo de guerra’ mi tío Alfonso Mantilla, decentísimo jefe conservador en Piedecuesta, Santander, tierra de mi familia Mantilla. Mucho liberalismo sentimental vi en Tuluá en aquellos años juveniles. Punto.

Una exitosa e intachable carrera política tuvo la liberal Claudia Blum Capurro de Barberi. De apoyar las artes y hacer periodismo, pasó a la política, apoyó al expresidente Uribe que la nombró embajadora ONU. Lanza su libro de ‘memorias’ esta noche en Bogotá, en el Gimnasio Moderno. Por invitado asisto y como Claudia tiene ‘fans’ y gran convocatoria, habrá ‘taquilla alegre’ como decía ese liberal, muy cívico y gran charlista José Pardo Llada. Punto. Llueve mucho en Bogotá, ¡traigan paraguas!

VER COMENTARIOS
Columnistas