Mil mujeres indignadas

Mil mujeres indignadas

Julio 11, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Y pueden ser cien mil las furiosas al leer que pudo ser una mujer, una universitaria y bibliotecóloga y madrastra, la que pudo haber empujado en Medellín a una niña desde un piso 18 con deseo criminal. ¿O le estaría sacando los gases y se le cayó? Ojalá haya sido eso, lo otro sería inhumano y lamentable. Mujeres indignadas, pero muy pasivas (no indiferentes), porque fueron asesinados en junio 27 policías y sus esposas quedaron viudas. Aclaremos, no están indignadas las mujeres porque Katie Holmes botó a su marido el ‘churro’ Tom Cruise al que le dijo: “Eres un machista ordinario, te largas de mi vida y en adelante habla con mi abogado”. Esa frase le dio a Katie miles de aplausos en las mujeres lectoras de Florence Thomas, Laura Gil, María Jimena Dusán, Mariaelvira Bonilla, Patricia Lara y Anamaría Escallón. A Tom Cruise su mujer le dijo: “Te dejo por gritón infantil, que te acabe de educar tu santa madre”.Personaje nacional: Alejandra Azcárate. Aquí en El País le dedicaron el sábado página entera en una deliciosa crónica titulada: “Gordas Divinas” y un subtitulo de alto voltaje: “Ola de indignación desató una columna de Alejandra Azcárate donde comparó a las mujeres gordas con sofás abullonados y con sapos desparramados en el suelo”. Gran pifia, la traicionaron las metáforas.Oh la-la, París es una fiesta en verano. Alejandra Azcárate, desde París, tomándose una Gin-tonic en el hotel Ritz, defendió lo suyo: “Están exagerando, dije algo elemental, que es mejor ser flaca que ser gorda y a mi me tocó pasar hambrunas para bajarme 19 kilos”. Alejandra, bachiller del Liceo Francés, casi abogada y politóloga en Boston, aclaró: “Hice una columna sin ánimo de ofender a las gorditas que anoto, son regias amigas mías”. Censuras para Alejandra: mi amiga Tatiana Restrepo Peláez, lúcida ingeniera industrial, comentó: “Exageraron la ira, suceden cosas peores en Colombia, digamos los jefes iracundos son una plaga”.Y de la actriz, voy a Toribío y Caloto donde quieren montar una ‘república simpatiquísima’ porque con mensajes seudoculturales y étnicos tratan de sacar a soldados y policías. Por favor, hasta en el Vaticano hay guardias. Y peligroso e innecesario que don Juan Manuel Santos llegue allí con sus 14 ministros. Pilas: un pistolero desde un rastrojo a 500 metros les dispara y les desbarata la emergencia, los discursos y la presencia del poder. Lo siento, si la hacen, se pifian y la noticia internacional sería un feliz ‘pantallazo’ para los guerrillos.

VER COMENTARIOS
Columnistas