¿Marta Lucía será la vía?

¿Marta Lucía será la vía?

Febrero 20, 2018 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Como no es jartísimo hablar de los motociclistas audaces, de las multas que ponen los agentes del tráfico, en los almuerzos se habla de los políticos. Como cada una es libre de opinar, muchas amigas línea izquierdista-chavista dicen que Piedad Córdoba será la sorpresa. Y pregunto: ¿Qué pasa con Piedad Córdoba que poco suena si tuvo mucha vitrina cuando gestionaba ante las Farc los secuestrados? Le calculaba grandes apoyos porque “La Negra tiene tumbao y en toda fiesta camina de lao”. Mi amigo Martín Alvarado, candidato al Senado por la Alianza Verde, me apostó que Sergio Fajardo en primera vuelta le gana a Petro. Yo escogí a Petro pero no votaría por él; mi izquierdismo con los años se me quitó por utópico, porque gobernando resultó fatal, caótico, cero producción. Mi admirado presidente Allende, resultó ineptísimo. Punto.

Mientras llega el Mundial de fútbol, hablemos de política, nos dijo el casi parisino Alfredo Rey Córdoba en un restaurante. Dijo que suben las simpatías hacia Marta Lucía Ramírez. No me sorprende, ella es estudiosa, abogada, experta en economía, en empresariales y función de sindicatos y gremios. Tiene algo regio: que le gusta mandar y se enoja y reclama. Ella no busca el aplauso fácil ni quedar bien con todos, ‘Marta Lucía es la vía correcta’, no les cobré por crearles esa cuña. Punto.

El gobierno de Juan Manuel Santos tiene ‘fucú’ que traduce mala suerte. Cuando alistaban la inauguración para marzo del moderno puente colgante hacia Villavicencio, por mala suerte, o por fucú, se les cayó. Igual le pasa al Deportivo Cali que lo derrotan en el último minuto. El presidente César Gaviria tuvo suerte, se le fugó Pablo Escobar, error de un coronel torpe y un viceministro sin malicia, y poco lo criticaron. Salió con alto prestigio. En cambio, Santos está ‘rezado’, le fallaron algunos funcionarios, ganosos de millones o ineptos, que desprestigiaron su gobierno. Pero Santos, con grandes esfuerzos, sacó a las Farc del sabotaje y los bombardeos con dinamita. Parecía cerca la paz con los ‘elenos’ y ellos, torpemente, con un bombazo mataron a ocho policías en Barranquilla .

Me preguntó Juanita Botero-Sáenz, taurina por caleña y por lectora de Federico García Lorca. Ella me decía que son livianitas las protestas de los ecologistas ante los ataques al oleoducto, pero le asombraba que las protestas antitaurinas en Medellín y Bogotá son ruidosas, con marchas y banderas. Cada cofradía tiene su manera de cantar. Punto. Gocen del clima cálido, que permite deportes y mucha calle. Hoy en Europa, sufren el odioso invierno. ¡Algo bueno tiene el tercer mundo!

VER COMENTARIOS
Columnistas