Mal hombre, mal amante

Mal hombre, mal amante

Enero 29, 2014 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

No es Ernesto Samper porque este expresidente es un marido modelo así sea novio platónico de su íntima amiga Amparo Grisales. No es Andrés Pastrana por lo mismo. No es Hugo Chávez porque fue un excelente novio de dos damas colombianas. Lo de mal hombre y mal amante lo cantaba Helenita Vargas y el mal amante de hoy es el presidente de Francia. Su abandonada Valerie, calma su ‘tusa’ sentimental por la India meditando y preguntándose: ¿Quién me mandó a meterme con este cretino? Tú misma, vieja, se lo quitaste a tu íntima amiga Segolene Royal. Decía Mariaelvira Bonilla en su portal internauta ‘Las 2 orillas’ que a miles de mujeres cultas e interesantes les encanta revivir las películas francesas. Cierto, Catherine Deneuve hizo ‘Belle Du jour’, donde una señorona de la alta burguesía parisina tiene un amante clandestino poco presentable.Que en la Francia civilizada no les importa la vida privada de su presidente, lo dijeron por radio y televisión las exitosas Diana Calderón, ‘Vicky’ Dávila, Flavia Dos Santos, Claudia Morales, Vanessa de la Torre. Siento decirles que fallaron, sí les importó a los franceses el problemón sentimental de su Presidente. Por Internet repasé los titulares de los periódicos de París, la mayoria sacó gran foto del Presidente y su engañada esposa.Como atrás cité a Helenita Vargas, les cuento que el canal Caracol Televisión lanzó la telenovela ‘La Ronca de Oro’ que cuenta la interesante vida de la caleñisima Helenita Vargas. Me invitaron con otra caleña: Marielena Doering que canta rancheras a lo Chavela y Helenita Vargas, Pedro Infante y Jorge Negrete. Gran acierto, los colombianos cantamos más las rancheras que los bambucos tolimenses. Punto.Y del tema liviano voy al serio, a la política. Con millones están aceitando a los recogedores de votos. Y por televisión un jefe del partido religioso, Mira, dijo algo escandaloso: “como los otros políticos compran votos, nosotros también vamos a comprar”. Ese coctel de religión con política es jugoso pero peligroso. Bienvenida a la lucha presidencial la preparada e intachable Marta Lucía Ramírez. Tiene gane, eso dijeron muchas mujeres aquí en Cartagena en el ‘Hay Festival’ que es poco político, libertario, delicioso y feminista.

VER COMENTARIOS
Columnistas