Los policías intoxicados

Los policías intoxicados

Abril 01, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Desde hace dos mil y pico de años, celebran la Semana Santa que, por el avance del capitalismo y la decadencia del clericalismo, ahora es poco santa. ‘Los policías intoxicados’, título de la columna. No se engañen, no hay ningún policía intoxicado por alcohol, es por la polución que les entra por boca y nariz quince horas diarias en Semana Santa controlando el tráfico automotor. Admirable la tarea que al sol y al agua hace la Policía de tráfico en las carreteras. Ellos jamás almuerzan.Un irresponsable conductor, hace días en Villavicencio, arrastró a cuatro soldados porque manejaba embriagado. No olviden que miles de agentes están intoxicados por la polución que tragan en las carreteras. Todo para que ustedes lleguen a Pereira, a Calima o a Popayán a ver rezando a Floro Tunumbalá, a Tana Valencia, Maruja Iragorri, Paloma Valencia y a Mario Fernando Prado. Como en media Colombia hay catolicismo, mañana Jueves Santo muchos se arrepentirán. El magistrado Pretelt por lo que sabemos. Petro por cantarnos que existe la ‘Bogotá-Humana’ y culpar a un grupo de izquierda de saboteo al pago del predial. Autocrítica y devolución del billete, esperamos de los señoritos estrato ocho que estafaron desde Interbolsa.Otra autocrítica de Jueves Santo, la de los súper-gerentes alemanes de Lufthansa. Regios sus puertos, automóviles, autopistas y sus aviones pero en el accidente aéreo la embarraron como si fueran africanos de Nigeria. Increíble que ellos no supervisen duramente si sus aviones con 150 pasajeros son conducidos por locatos de cerebro atormentado como el suicida-homicida, Andreas Luvizt. Por suerte no estrelló el avión sobre Barcelona. Mi amiga ‘Michi’ Fritz que vive en Hamburgo me puso un correo que dice: “Hay vergüenza en Alemania, eso se pudo impedir”.Y muchos ingenuos esperan mañana una autocrítica del presidente Santos por el regaño intolerante que le hizo por televisión a su critico Plinio Mendoza. Y otra, decirle al señor Procurador “no se meta”. Esa frase no le queda bien a un exalumno del London Scholl Of Economics que de paso es un ‘cachaco’ bogotano. El poder, el poder y las vanidades del poder. Buen tema para politólogos. Recen mucho, les conviene, el infierno está calientísimo y no hay televisión para ver al ‘equipo amado’, el de María Clara Naranjo, Aurelio, Alex y Pardo Llada, que hoy es puntero del campeonato.

VER COMENTARIOS
Columnistas