La periodista desalmada

La periodista desalmada

Septiembre 23, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Me resbala el presidente Maduro, a él le creo cuando abra la frontera y trate con humanidad a los paisanos colombianos. Antier en Quito, Maduro se reunió con Santos pero él sólo fue a recitar su perorata política que no arregla nada. Y de Su Santidad en Cuba toca decir que es muy querido y muy cordial pero no censuró con fuerza a Maduro ni a los países europeos que hoy desprecian a los refugiados en desgracia. Punto.El título es fuerte: ‘La periodista desalmada’. Tranquilos, el adjetivo ‘desalmada’ no es para ninguna periodista colombiana. Se lo ganó Petra, la colega rubia y húngara que con morbo le puso una zancadilla a Ossama, el sirio angustiado que en Hungría corría con su niño en brazos buscando la libertad y cayó al suelo por esa zancadilla. Feísima guachada, pero la vida a veces es justa y el humillado Ossama de 35 años y entrenador de fútbol recibió un alivio al llegar a Alemania, lo llamaron de España para que viva allí, entrenando a unos jóvenes futboleros. Aleluya: si Ossama que ya visitó al Real Madrid no se amaña en España, felices lo aceptarían en Cali, en la escuela de fútbol Carlos Sarmiento Lora, sus impulsores Daniel Azcárate y María Clara Naranjo Palau. Bienvenido Ossama. Petra, la periodista que humilló a Ossama, en castigo debe leerse cinco discursos de Maduro y la novela de García Márquez ‘La increíble historia de la Cándida Eréndira y su abuela desalmada’. Mundo perro e injusto, Maduro y Santos hablaron cinco horas, el venezolano soltó 757 frases de cajón. No pasó nada, la frontera sigue cerrada, humillados los paisanos y las pérdidas económicas para Colombia valen miles de millones porque esos guaches no dejan entrar nuestro carbón a los puertos venezolanos. Punto.Noticia preocupante: que hay peligro de fraude electoral en 170 municipios y han encontrado a 42.000 muertos listos para votar. Divina y tramposita democracia. Otra: en Bogotá calienta la campaña Serpa afirmando que Peñalosa no sirve porque él ordenó poner los bolardos. Horacio Serpa te lo cuento: Peñalosa tuvo la valentía de ponerlos porque los andenes eran de los automóviles y la gente, ancianos y señoritas y señoras se tenían que bajar del andén. Fue valiente en eso, se le abona. Hizo bien, eso es cultura cívica. Zuluaga puso un deconocido, un largo millón de votos por tener la bendición de Uribe. En fin, el día de la quema es el de las elecciones y veremos quién ganó.

VER COMENTARIOS
Columnistas