La mamá irresponsable

La mamá irresponsable

Diciembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Antes de regañar a la chusquísima mamá irresponsable, enfatizo mi enojo porque un bus sin frenos, viniendo de Bogotá, fue al abismo y mandó a la otra vida a 27 personas del Valle. Lo cómico es que al minuto del accidente las autoridades denunciaron que el chofer tenía unas multas sin pagar. Esa ‘bomba noticiosa’ me dejó un saborcito folclórico, a lo Cantinflas, porque lo serio no es que el conductor deba una multa, lo grave y serio es que aquí un chofer puede manejar 17 horas seguidas y la autoridad no se lo prohibe. Lo repetido, que el cansancio lo lleva al abismo y al cementerio. Tragedia dolorosa como la del colegio infantil en Connecticut. Ahora vamos a la mamá que se gana el Oscar de la irresponsabilidad. Obvio que estamos todos y todas apaleados con el asesinato de las niñas de 6, 8 y 9 años en ese colegio gringo. Duele decirlo, la mamá del jovencito, tímido y emproblemado, se portó antes del crimen como una mamá irresponsable. No es seña de pacifismo ni de ecología ni de fervor religioso que en un barrio tranquilísimo, de clase media-alta americana, con altos ingresos, una señora tenga en su casa, donde vive con su hijo, tres pistolas, una carabina y un fusil de ataque. Si al muchacho le hubiera tocado comprar, previo examen psicológico, esas armas, se hubiera demorado su barbaridad.De la tragedia me pillé que el papá del jovencito angustiado que cometió el crimen, llevaba divorciado diez años de la esposa. Muy chusquísima su rubia dama pero es de alto riesgo vivir con una mujer que vibra de erotismo con los fusiles y las pistolas. La foto enviada al mundo nos muestra una mujer muy atractiva, bellísima, rubia, de 52 años, con bella risa. Ella, idéntica a la rubia inolvidable, a Sharon Stone, la que está filmando con Sofía Vergara, bajo la dirección de Woddy Allen una película fresca de las que sale uno alegrón como aquella ‘Cristina, Vicky, Barcelona’.El diciembre pinta mal y carísimo. El optimismo del Gobierno es exagerado, y suena mal repetir mil veces “Prosperidad para todos” cuando tenemos 60% de pobres. Y es noticia nacional que Juan Martín Caicedo, exalcalde de Bogotá, exministro, respetado en el curubito del ‘stablishment’ y en el podio social-financiero del país, le ganó la demanda al Gobierno Nacional y deben pagarle $400 millones. ¿Qué hará con esa millonada? Yo recuerdo que Ingrid Betancourt, tras las censuras de los paga-impuestos, apenada, archivó la demanda, y no recibió un peso. ¿Juan Martín los regalará al Cotolengo? No estaría mal, si es así lo felicito.

VER COMENTARIOS
Columnistas