La duquesa ecologista

Noviembre 26, 2014 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Menos mal que se murió cuatro días antes Cayetana de Alba. Ella que sí fue ecologista de verdad y no de figurín, hubiera lanzado muchos insultos a los bárbaros que ametrallaron la isla de Gorgona en el mar Pacífico. Están golpeados varios columnistas de El País que escriben en favor de la ecología. Motivo: el bombazo con metralla a la isla de Gorgona que miles de caleños han visitado con reverencia, como si fueran a las islas galápagos en la línea ecuatorial que aún sobrevive.Miky Calero es militante ecologista de todos los días. Igual sucede con el profesor Germán Patiño, ambos cada rato invitan a proteger la naturaleza. Ellos, como yo, deben estarse preguntando: ¿Qué ventaja militar o política o publicitaria les daba el arrasar con esa isla? Que respondan los politólogos que siguen el novelón de las Farc y el Gobierno en Cuba. Ellos podrían decirnos qué razones empujaron a esa estupidez, a esa grosera guachada con Colombia y los ecologistas.Vuelvo a mi pregunta: ¿Por qué ordenaron arrasar con el paraíso natural de la Gorgona? Creo que no lo sabe ni el presidente Santos que tiene el poder en parte de Colombia. No digo que en toda porque hay bloqueos y matoneos en el Chocó, Caquetá, Putumayo y parte del Cauca. No lo escondamos, en esas zonas están mandando las guerrillas línea Farc.Imagino que hoy discutirán en las aulas de Univalle el atentado a la isla Gorgona. Regio tema porque allí discuten sobre el ‘posconflicto’, la toma del poder, el fin de la guerra, las charlas en Cuba entre Gobierno y Farc. También discuten sobre la ecología porque en Colombia bombardean oleoductos.Grosero atentado a la isla de la Gorgona. Por ese ataque, mal rato pasan serios luchadores por el medio ambiente como Margarita Marino de Botero, Pablo Leyva, Manuel Rodríguez, Cecilia López, Antanas Mockus, Enrique Peñalosa, Jesús Martín Barbero y, de estar vivo, el impulsor de la ecología en el Valle: Guillermo Barney Materón.Hace años me invitó la terca ecologista Sandra Bessudo, (con Lulita Arango), a la isla de Gorgona. Regresé aturdido por tanta belleza. Por ese viaje es que hoy tengo pena profunda por la guachada a la Gorgona. Eso da para vergüenza de ser colombiano. Ojalá que mañana no destruyan el jardín botánico de Cali. ¡Puede suceder!

VER COMENTARIOS
Columnistas