La Clinton bailó son cubano

La Clinton bailó son cubano

Abril 18, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Divertida, con éxitos diplomáticos, con 87 aciertos de Tutina de Santos, del mismo Juan Manuel Santos, pero de un costo multimillonario (que nos disgusta a miles) resultó la fiesta presidencial. Los países pobres no pueden gastar lo que no tienen y gastarnos entre 87 y 96 millones de dólares (incluido el costo militar) en semejante fiestón da para autocríticas. Fueron 287 altos funcionarios del gobierno a Cartagena con tiquetes e imagino que viáticos y eso costó un dineral cuando el invierno hoy ahoga los barrios populares.Lo que yo tenía por imposible sucedió en Cartagena: la diplomática Hillary Clinton fue con tres amigas al bar ‘La Habana’ en la calle de la Medialuna en Cartagena. Calle donde abundan las ‘prostis’ como las llaman hoy desde las gradas del ‘machismo’ a las víctimas de unos ordinarios gringos compradores de sexo.Aleluya: Hillary en Cartagena bailó son cubano y la grandiosa Guantanamera que en Cali impuso el inolvidable José Pardo Llada durante 38 años en su ‘Mirador’ radial. Y vale recordarla: “Yo soy un hombre sincero de donde viene la palma… y antes de morirme quiero… cantar mis versos del alma… Guantanamera, guajira guantanamera… Guantanameraaaaa, guajira guantanamera…”.Ganó puntos conmigo la señora Clinton con su vista a un bar que sabe a Cuba y se siente a la Cuba que tanto amamos… Rico sitio, muy clásico, con fotos de Celia Cruz, Benny Moré, Pablo Milanés, el ‘Trío Matamoros’ y Silvio Rodríguez. Esa visita fue un gesto político de cariño a Cuba que Fidel y Raúl Castro ojalá valoren. Hillary, la talentosa que no se divorció cuando supo que su marido tenía jueguitos sexuales con una joven politóloga. Miles de mujeres le pidieron que lo abandonara: “Échelo, deje a ese adultero”. No hizo caso, la sabia Hillary no acabó su matrimonio, por eso hoy duerme con el alegre y talentoso ‘Bill’ Clinton que se volvió marido ejemplar y querendón.Cumbre presidencial en Cartagena. Sin Correa ni Chavez… afortunadamente. Gracias a Shakira, ella cantó nuestro himno con una mini-pifia de la memoria. Yo, con una credencial de exparlamentario, me pifio 37 veces recitando el himno nacional. Shakira vino gratis y para venir suspendió un concierto en Torremolinos que le dejaba doscientos mil dólares. Punto. A los seguidores fanáticos del presidente Juan Manuel Santos, les solicito que le escriban pidiéndole que empiece la austeridad y la tacañería en el campo diplomático, los autos blindados con guardaespaldas de lujo. Tenemos poco dinero y las inundaciones están aplastando a los barrios populares.

VER COMENTARIOS
Columnistas