La amante del exalcalde

Diciembre 17, 2014 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Un 17 de diciembre es caótico en toda ciudad. Si le roban la cartera, lo siento mucho. En restaurantes, almacenes y cafeterías zumban los ‘lisos’, los que buscan su ‘rebusque’… vainas del desempleo, el país amargo. Cali es fuerte en afición a las corridas de toros. Van quince mil personas, no importa el calor a 25 grados. Pardo Llada fue taurino tardío pero asistió a 200 corridas, a todas de ‘cachete’. Ventajas de ser “un personaje nacional” y eso era el talentoso y alegre cubano-caleño. Pardo Llada la llamaba fiesta alegre de sol pero para los antitaurinos de hoy -que están creciendo y con mucho ruido- las corridas son un acto cruel. Ojalá la misma energía antitaurina la gastaran en otros dramas ecológicos venenosos que funcionan sin ley.‘Paquirri’, gran torero andaluz, murió joven por una cornada. Con su esposa andaluza, la tonadillera Isabel Pantoja estuvo toreando varias veces en Cali. El hombre fue enterrado con duelo andaluz y ella pasó a ser la “adolorida viuda” para toda España. La Pantoja, cantando su dolor, ganó muchos millones de dólares. Pero le pudo la ambición de dinero y (perdón por el verbo), se ‘enmozó’, pasó a ser amante de un bandido, el alcalde la bella Marbella en el Mediterráneo, Julián Muñoz, ciudad donde abundan los Rolls Royce, los grandes yates, muchos de fortunas robadas en Colombia y Venezuela.El ‘mozo-amante’ de la Pantoja, Julián Muñoz, se rebuscó la bobadita de 300 millones de euros, un millón de millones de pesos nuestros. Ella lleva el pecado de ambiciosa. Puso a su nombre parte del botín de su esposo, dio mal ejemplo a España. Es que saquear a los municipios y las empresas municipales en el mundo entero, aumenta y los impuestos también. Generoso el mozo de la Pantoja, porque a ella le hizo regalos millonarios: una mansión en Sevilla, vecina a la casa de Cayetana de Alba. Le regaló arte de apellido legendario. ¡Y la bobita no se daba cuenta!O cambian las fechas navideñas o que aumenten los hospitales psiquiátricos. Las riñas en Colombia se han cuadruplicado, los agarrones de pareja se multiplican y sumen el tráfico, las motos, los autos, los buses, la polución y lo carísimo que está el comercio. Y la ‘fiesta empresarial’ puede ser un fiestón con muchos alegatos y rancheras. Que la gocen porque el año próximo estará fatal la cosa del billete.

VER COMENTARIOS
Columnistas