La abogada indignada

La abogada indignada

Junio 06, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Inolvidable el homenaje a Su Majestad la Reina de Inglaterra, lo vi por televisión. Ella es amada por los ingleses así haya periodistas histéricos contra la familia real. Ahora voy a una charla interesante que tuve con una mujer en un coctel bogotano. Es de buena educación asistir cuando te invitan, algo así decía Carreño. Allí charlé con la lúcida abogada Diana Hofmann que regresó de estudiar mercadeo de moda en Buenos Aires, ella tiene una visión pesimista de Bogotá: “Una ciudad invivible donde llegar al trabajo es tan difícil que el desempleo es una fortuna”.Y dijo Diana que le aterra la indiferencia de la gente hacia el robo de dineros públicos que se dio en Bogotá, en la alcaldía de Samuel Moreno. Me contó lo que ya sabemos: que muchos funcionarios, a cuento de tener carnet de cierto partido político, regalaron a sus amigotes jugosos contratos en hospitales y colegios públicos. Y muy indignada comentó que los que se embolsillaron sumas millonarias de impuestos públicos, hoy andan muy frescos por los restaurantes de lujo opinando sobre la calidad de los vinos franceses y los vinos de Rioja.Como la amiga Diana llegó a la indignación, la seguí oyendo. Y dijo: “He tenido rabia demencial por el alevoso crimen de una mujer en el Parque Nacional, zona de la Universidad Javeriana hacia arriba”. Como la vi indignada, le anoté que era una furia tardía porque el año pasado asesinaron en Colombia 1.200 mujeres y eso tan monstruoso no fue noticia de primer plano. Le añadí: “…Toca vivir y seguir la vida así sucedan esas bellacadas”.Ciertísimo: en España hay tragedia nacional cuando maridos enloquecidos matan a su compañera. Incluso, contra los maridos matones que pegan los fines de semana, hay medidas preventivas, les prohíben acercarse a 500 metros de la que puede ser su víctima. Esas medidas deben traerse ya a Colombia porque ‘matoniar’ a la esposa aquí se volvió un infame ‘deporte nacional’. A la charla nos ayudó una amiga que dijo: “Hay tipos que tienen las características típicas del abusador brutal pero no se les puede detener; en la Costa si uno lee la página judicial de los diarios, comprueba que ese matonismo ha crecido escandalosamente”. “Ajá… no joooda… te voy a meter una cipote muñequera pa’que dejes de mirar al compadre Toño”. Bueno, tras el panorama amargo que les dio mi amiga y abogada Diana Hofmann, vayan a la televisión y gocen el hermoso homenaje de los ingleses a Su Majestad la Reina de Inglaterra, debe envidiarlo el muy inglés Juan Manuel Santos que, dicen sus amigos, vivió 12 años en Londres.

VER COMENTARIOS
Columnistas