Expresidentes nerviosos

Abril 03, 2013 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Un curita amigo me dijo que rezó para que Andrés Pastrana y el expresidente Uribe le bajen al “stress”, para que no actúen como aquellas mujeres de la película de Almodóvar siempre en estado nervioso. Seguro, mejor lo harían opinando de los abusos con el odioso predial y lo carísimos que están los alimentos. Cierto, fui al supermercado y pagando creí estar en Tokio, la ciudad más cara de este puñetero mundo.Ayer, en Bogotá, en un almuerzo de periodistas, comentaban la trifulca entre Uribe, Pastrana y Santos. Un bogotano ‘cachacón’, Antonio Urrutia Iregui, soltó esta perla pacifista: “ala, dejémonos de vainas, para acabar con ese rifi-rafe hay que meter a las esposas, a Nora Puyana y Tutina de Santos, que se citen a tomar té. ¿Para qué? -le pregunté-, “para que hablen del clima en las Bahamas, de los soldados mutilados por las minas, del nieto de Carolina de Mónaco, (Cashiragui-Santo-Domingo) para que ordenen prudencia verbal a sus maridos”. Como Andrés Pastrana y Juan Manuel Santos son maridos ejemplares, harán lo que ellas manden.Ante eso, Uribe entrará al baile del silencio pero seguirá criticando las gabelas y territorios que desde Cuba piden los ‘Farco-Guerrillos’. Prudencia doctor y ministro Fernando Carrillo, imite la sobriedad verbal del ministro Federico Rengifo. Punto.Les pregunté a tres amigos: ¿Qué deporte hiciste en tu ocio religioso? me respondieron que jugaron golf. Los llamé masoquistas, porque ese juego es difícil y muy amargo. No tengo antipatías al golf, por el contrario, aplaudo que ya no es elitista, ni ‘chic’, es muy democrático, incluso, hoy los morenos afro-golfistas son los triunfadores, caso Tiger Woods. Ese juego divierte a miles de señores que buscan un campo verde para oxigenarse, rebajar kilos y mejorar el puntaje y el ego. Como el periodismo fue cruel y despiadado con Tiger Woods cuando su exesposa sueca le pegó un martillazo en la cabeza, les cuento algo deliciosamente humano: el campeonísimo Tiger ya superó la crisis y lo está amando una bella rubia gringa, deportista olímpica y de genio azucarado. Sumen que él recuperó el primer lugar y le volvió el amor. !Bravo campeón!. Y olvídense del trío Farc, Pastrana y Santos, lo serio hoy en Cali es que llegan el embajador americano Mc-Kinley y su amable esposa Fátima. Fijo que será aplaudido por la hinchada roja del equipo América que sale de la penosa lista Clinton. Y a la 1:45 vean al Real Madrid por televisión. Eso se llama buen vivir y es un programa baratísimo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad