Ese tontorro gobernador

Ese tontorro gobernador

Noviembre 11, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Llevo 27 años seguidos cobrando en programas de televisión. Con Amparito Pérez hicimos 700 entrevistas a personajes del ‘circo nacional’. Muchos años al aire y todavía me asusto y gagueo grabando mi espacio ‘Buenas-Buenas’. Aleluya: gran comentarista de televisión es Ubeimar Delgado, el gobernador del Valle. Habla de corrido, no pestañea, no muestra susto, recita cifras, recita puentes, recita veredas y le hace bastante telebombo a su gobierno. Maneja bien las tele-cámaras el gobernador y quisiera verlo entrevistado por Christian Garcés. Sería algo muy democrático, con alta audiencia y novedoso. Gobernador, usted es el duro de Telepacífico, consiga el espacio y fijo que Christian Garcés le acepta.No es irrespetuoso llamar tontorro a un gobernador. El exgobernador de Cundinamarca, don Álvaro Cruz, hoy bajo detención, sí fue tontorro porque cometió actos dolosos, actos impropios de un ingeniero con fortuna que había sido aplicado gobernador. Tontorro es una extensión de tonto y un gobernador indelicado es un tontorro-pícaro. Doy ejemplo: gobernadores costeños que han terminado presos por robar con el ‘rebusque millonario’. Aquí, López Michelsen, Ernesto Samper y César Gaviria, sin ponerse colorados, han llamado tontos a sus adversarios.Jamás es tontorro el Gobernador del Valle pero sí lo es el actual gobernador de Cataluña, don Artur Mas. Su vanidad lo arrastró. Este aventurero gobernador maniobró para que sus diputados lanzaran la ‘república independiente’ de Cataluña. Locatos, ultras antiespañoles. Se independizan porque sacaron el 48% de los votos pero apenas tienen mayoría de seis diputados. Veo a Cataluña dando un salto al vacío. He vivido en Barcelona y no hay otra ciudad tan deliciosa y vital como esa. Allí viven dos nietos de mi pareja Lulita Arango, ojalá no me exijan sacar ‘Visa Cataluña’ para visitarlos.Un gobernador demagogo, Artur Mas, empujó a Cataluña al hueco. Los ultraizquierdosillos se juntaron con los burgueses y los ultra antiespañoles, para el seudo patriótico novelón catalán. Cataluña sin euros, sin venderle a España, sin plata de Alemania y el Barcelona sin jugar contra el Real Madrid, es una república menorcita. Mi psicóloga amiga, Shaen Navia de Loboguerrero, haciendo maestría y sabático en Madrid, me resumió lo de Cataluña así: “Joder... si a esos catalanes les cae tan mal España pues que se vayan y prontico”. ¡Razón tiene Shaen, si tanto odian a España que se larguen, que inventen su republiquita. Los que tenemos amor-amor por España les decimos: “Váyanse, que les vaya bien”.

VER COMENTARIOS
Columnistas