En enredos Sigifredo

Mayo 23, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Yo me sumo, en el caso de Sigifredo López, a lo dicho por Federico Rengifo: “No quiero ni de lejos pensar que sea cierto, toca respetar la investigación”. En mi caso digo que el novelón del autosecuestro de ‘Sigi’ me suena a un novelista policiaco, a Manuel Vásquez Montalbán que escribió una novela política deliciosa: ‘Asesinato en el Comité Central’. Vásquez era militante del Partido Comunista español en tiempos de Franco, el gran jefe de la derecha española que resucitaron en Colombia desde el antiuribismo. Mi reflexión es que él es inocente y hoy les extiendo a su esposa y a sus hijos mi abrazo solidario y que sea la Fiscalía la que diga lo que toca.Como en el ‘Puente’ salí a la ‘ciclovía’, a cine, a dos sepermercados y al parque El Virrey, vi gente y a los figurones nos preguntan sin protocolo: ¿Quién mandó matar a Londoño? Sin dramatismos les respondí a todos: “Yo lo sé más no lo digo, esa rosa fue testigo, desde que te diste mía”. Es un robo literario que le hago a mi poeta León de Greiff de su poema Ritornello. ¿Quién mandó matar a Londoño? Si les creemos a los periodistas famosos, a Londoño lo mandó a matar “la ultra-derecha”. No aclararon si es la ultraderecha griega o la francesa.Aleluya: en la peluquería, la pecosa y bióloga Juliana Harker dijo en voz alta a 15 mujeres: la bomba a Londoño la ordenaron los guerrilleros tamiles que combaten en la asiático país de Sri-Lanka, con capital Colombo, porque ellos siguen a Ho-Chi-Min y al vanidoso ‘Che’ Guevara, dos mitos que Londoño ninguneaba por caducos. Lo anterior les demuestra que a mi peluquería amiga y señorera, van mujeres con nivel político, mujeres que no repiten lo que oyen a Chávez.‘Última hora’: Que la guerrilla colombiana se esconde en Venezuela después asaltar en Colombia. Esa noticia circula en la red y yo creo que es una calumnia, sí, “calumnias de la oposición” porque allá nadie quiere meterse con Colombia... A Chávez hay que creerle su amorosa amistad con Santos. No calumnien a Venezuela diciendo que allí se esconden los pacifistas de las Farc. Qué vaina, no entiendo lo de Londoño, ni lo de Chávez ni lo de Sigifredo. Veo que no soy tan inteligente como a veces me lo creo.

VER COMENTARIOS
Columnistas