El lobista, su autogol

El lobista, su autogol

Junio 24, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Lo veo y no lo creo, el poderoso abogado barranquillero Víctor Pacheco, el que se movía a sus anchas por las oficinas de muchos magistrados, ha sido cobijado por una detención que no esperaba y, severo autogol, fue enviado a prisión. Un juez encontró poco santa su tarea de lobista para que una empresa petrolera no pagara una suma millonaria que debía al Estado. En el lenguaje colombiano entró el adjetivo ‘lobista’ y se le adjudica al abogado o político o ‘caballero de industria’ que mediante el regalo de tiquetes internacionales o de automóviles o de grandes sumas de dinero en efectivo, intriga ante el curubito del poder para que su cliente le haga piruetas a la ley. Por esas gestiones el afortunado ‘lobista’ gana jugosos honorarios. Eso del ‘lobby’ funciona en todos los países pero en Colombia no ha sido reglamentado y la ley la vuelven pompas de jabón.Lo veo y no lo creo, se le despertó el síndrome de conquistador de nuevos territorios al presidente Nicolás Maduro, amo de la seudo democracia en Venezuela. Maduro le hizo un raponazo a Colombia. Al mejor estilo de Jalisco, que nunca pierde y cuando pierde arrebata, se adueñó de una zona marinera frente a la Guajira. El nuevo ‘Napoleón del Caribe’ decretó que los límites de su país, Venezuela, son los que él escoja. Esto sin importarle la diplomacia ni el respeto a Colombia. Nuestra canciller, María Ángela Holguín, pidió a Maduro que dé reversa pero el ahijado del coronel Chávez no conoce la reversa ni la democracia.Lo veo y no lo creo, don Víctor Maldonado, millonario bogotano del estrato 27, regresa a Colombia porque la Fiscalía lo ha pedido para aclarar el novelón de Interbolsa. En esa derrochadora empresa financiera estafaron a miles de personas que les dieron sus dineros creyéndolos serios, honorables y de buena conducta. ¿Y devolverán los trescientos mil millones que recogieron? Lo dudo, los volvieron fiesta. Pasará lo mismo que pasó con los primos Nule que en Bogotá montaron su piñata millonaria y el billete se evaporó.No paran las estafas millonarias en Colombia, caen algunos avispadísimos pero otros, en este junio caliente, están tomando Dry-Martini en las playas españolas. Punto. En Barcelona el periodismo quiere saber por qué y quiénes mataron en Cali a una abogada catalana que llegó por el aeropuerto. Esa investigación daría para premio de periodismo al que la haga.

VER COMENTARIOS
Columnistas