El hijo del Presidente

El hijo del Presidente

Noviembre 07, 2012 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

¿Empiezo por Esteban Santos el atrevido y desafiante hijo del presidente Santos o por Obama? Dejo al joven Santos de segundo y voy a Obama porque si lo derrotaron anoche culpo a los periodistas y politólogos colombianos que lo daban por triunfador. Ellos daban como fijo ganador ‘al negrito Obama’ como hubiera dicho doña Rubria Cucalón una señora ‘Jai’ que adoraba a los negros, les hacía obras sociales y que murió en dolorosas circustancias. Quiero que gane Obama porque no es ‘facho’, es musical, jodedor, hijo de una deliciosa vieja que vivió de ‘hippie’. Lo serio: Obama conoce bien el puesto presidencial.Juan Manuel Santos Calderon tendrá una gran emoción hoy en Melgar porque su hijo Esteban Santos será graduado como soldado lancero del Ejercito Nacional. Hoy, a 39 grados de calor tocará el cielo de la felicidad el hijo del presidente. Estará feliz y no es por ganarse un millon de dólares, por recibir el grado de ‘soldado de Colombia’. Se lo ganó con honores, sudando caminatas de 36 kilómetros y duras madrugadas; se lo ganó obedeciendo cuando el sargento ordena 25 veces diarias “adelante carrera mar tenderse, soldaditos vaselinos que creen que esto es un club de verano”. Se ganó bien el grado de ‘soldado del Ejercito de Colombia’.Logró Esteban Santos ese honroso honor por atrevido, es un atrevimiento entrar como voluntario al Ejercito donde puede ser asesinado por una bomba guerrillera. Esteban desafió a sus 37 amigos del Anglo a ser soldados y él si cumplió. Esteban escogió irse al cuartel como lo hizo su papá (hoy presidente) que prestó servicio militar en la escuela naval y le cobraron durísimo ser bogotano, ser ‘cachaco’, ser un Santos de El Tiempo e hijo de la oligarquía bogotana.Esteban Santos fue un corajudo, fue un valiente cuando decidió entrar al cuartel en un país donde han matado 3078 soldados en seis años. Una persona cercanísima a la familia Santos Calderón, me contó que el presidente Santos ordenó a Melgar que no quería ningun privilegio para su hijo. Esteban Santos decidió no vivir en el Palacio Presidencial como ‘hijo de papi’, escogió el cuartel militar. Ha cumplido los 90 días de durísima instrucción militar, anda rapado, caratejo por el sol, ha perdido seis kilos pero no le falló al país ni a su familia ni a su papá. Bravo soldado Santos, buena suerte por la vida y saque pecho porque lo suyo es de valientes. Los que fuimos soldados artilleros todavía decimos “deber antes que vida”.

VER COMENTARIOS
Columnistas