El desmadre

El desmadre

Septiembre 25, 2013 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Quería escribir sobre el rey Borbón que pinta para renunciar en su hijo Felipe y Leticia Ortiz, la princesa de Asturias, antes tele-periodista, pinta para reina de España. Olé y olé. Viajó a la eternidad el lúcido burlón Álvaro Mutis, el admirado por los poetas Gerardo Azcárate , Oscar Lopez Pulecio y el inolvidable Gerardo Bedoya.He visto en estos días discusiones acaloradas entre amigos periodistas que he tenido por serenos. No me ha gustado ver a tipos pacifistas lanzando frases duras hacia políticos que no les simpatizan. Ante el desmadre verbal. me preguntó una amiga: ¿Qué pasaría si un alucinado llegara a matar al expresidente Uribe o a Germán Vargas Lleras o a Simón Gaviria o a “Pacho” Santos o al ministro Gómez Méndez? Le respondí “eso ni lo pienses vieja”, se revienta este país. Y a eso podríamos llegar si siguen los insultos que se han salido de tono en trinos y en opiniones por micrófono. Y apenas empezó la batalla por las curules.Veo mal comienzo electoral, por el poder, por unas ideas políticas de cómo gobernar. Y también por llegar o por seguir en los automóviles oficiales que son lujosos, blindados, con chofer y con guarda-espaldas y eso dizque le sube el erotismo a los vanidosos. En una peluquería señorera bogotana, pidieron las mujeres profesionales y sensatas que los hombres le bajen a la violencia verbal, que no dividan el país en dos bandos.Ciertísimo, es peligroso, en este país hay sueltos un millón de revólveres, toneladas de dinamita y muchos iracundos. La violencia que azotó a Colombia en los gobiernos de Ospina, Laureano y Urdaneta, comenzó con frases irresponsables, con llamados a la guerra y después no se pudo detener.El presidente Santos está por Nueva York. Su plan de paz con los “Farcos” camina como las tortugas. Su “Prosperidad Para Todos” es un sueño poético porque tenemos 21 millones en pobrísima economía, así el ministro Cárdenas pinte generoso futuro. Y lo de Nicaragua va calentándose y nos costará millonadas de dólares porque los buques patrullando son más caros que un yerno con ideas luminosas. Faltan ocho meses para elegir presidente y si no controlan el verbo, vamos a parecernos a Burundi, Mali o Kenia donde un montón de violentos locos musulmanes asaltaron un centro comercial. La guerra civil española empezó con insultos y hubo un millón de muertos. Los pacifistas exigimos prudencia verbal, no pedimos mucho.

VER COMENTARIOS
Columnistas