El arroz hoy es prohibido

Febrero 25, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Les juro que nunca fui al restaurante El Bulli ni a la tasca de Amaya en la rambla Capuchinos de Barcelona. No he probado la cocina del brujo Juan Mari Arzak que reina en San Sebastián. No soy buen cocinero como Diego Tono, pero hoy escribo sobre el arroz. Peligro: en el Valle puede desaparecer el exquisito arroz atollado que cocinan con magia en Ginebra, Tuluá, Buga, Rozo y Candelaria. Si los precios del arroz siguen su alza raponera, el arroz atollado, el arroz con pollo, el arroz con tomate y el arroz cubano, (el que lleva un delicioso huevo blando encima), pueden ser platos del pasado.A los gobiernos los medimos no por sus éxitos diplomáticos en París o Madrid. A los gobiernos se les mide por su defensa de la gente y de su economía doméstica. La ‘prosperidad para todos’ no defiende el bolsillo del público. Mala noticia: el bulto de arroz sube groseramente. Los especuladores han dado rienda suelta a su lujuria, a su jueguito ventajista que dice: “Vendo la misma cantidad pero gano el doble porque el precio lo pongo yo”.Atérrense, en 50 días han elevado el precio del arroz en un sesenta por ciento. Como el arroz es obligatorio en el consumo, esa trampa golpea a la gente en su bolsillo para dicha de los revendedores mayoristas.Quienes suprimieron la carne por cara, meditan si van a suspender el arroz. Los miles de restaurantes populares que atienden público en Colombia no pueden subirles los precios a sus platos de arroz con pollo o de arroz cubano, porque se les va la clientela. No suben precio, pero les toca comprarlo al especulador agalludo.Mala cosa que un país de alto consumo de arroz piense en suprimirlo. Los economistas dicen que al no consumirlo tres veces a la semana, le bajan al precio. ¿Culpa de los supermercados? No sé. Los brujos que saben preparar la españolísima paella tendrán que mantener el precio porque sus comenzales pueden cometer una traición que es pasarse al ajiaco de papa bogotano por baratísimo. No se pueden comparar esos dos platos, pero veo desertores al futuro. Huevos con arroz es súper-rico, pero huevos con chontaduro, no me suena. Y como el arroz es rico y no engorda, tocará pagarlo caro.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad