Ecologistas en el ocio

Ecologistas en el ocio

Julio 01, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Veraneantes en San Andrés y Calima. Ellas en bikini, ellos leyendo novelas policíacas. Y los niños ojalá con salvavidas porque ahogarse es facilito. Por andar en vacaciones en Miami o en Capri nuestros ecologistas no se han pronunciado sobre unos líos ambientales recientes. ¿Hubo derrames de petróleo en Nariño y Putumayo? Sí y me lo confirmó el príncipe de la ecología caleña Miky Calero. Los manifiestos que firmaba García Márquez tenían mucha clientela. La intelectualidad se peleaba por firmar al lado del Nobel de Macondo. Como ya no firma García Márquez, ya no hay manifiestos.Hubo derrames de petróleo en estos días. En las cartillas que educan a las masas en el marxismo leninismo, hacia la toma del poder, no recomiendan el derrame petrolero. Hablan del sabotaje económico pero hoy lo tienen archivado porque eso trae pobreza al proletariado y pisotea la imagen de la guerrilla. ¿Habrá autocrítica por ese daño ambiental? Que lo digan los que hablan con La Habana y con ‘Iván Márquez’ y el comandante ‘Pablo Catatumbo’. Punto.Aleluya, buenas, buenas, llegó julio con rico sol y estamos felices porque no estamos como Grecia, país que se quebró porque sus gobiernos capitalistas jugaron a derrochones y de paso a robarse lo que podían. A Grecia se le cayó la estantería económica y no tienen ni para la gasolina del avión presidencial. Los malos gobiernos llevan a la ruina. Grecia es un ejemplo y sería bueno que los seudoestadistas colombianos leyeran qué pasa en la Grecia de hoy. Un país mal gobernado puede hundirse. Un país que gasta más de lo que puede se arruina y lo de Colombia es preocupante.Siquiera se acabó junio porque fue un mes de malas noticias. Fracasamos en el futbolero de Chile. Tenemos gran afición, ‘hinchas’ que viajan tras la Selección, pero quedamos de octavos. Otra regular noticia: acusan al alto mando militar de haberse portado muy cegatón en unos hechos conocidos como ‘falsos positivos’ de ingrata recordación. Malas noticias vienen de ese escándalo.Otra mala noticia: el gordito ‘Niko’ Maduro, se embolsilló 75.000 kilómetros de mar nuestro en la zona Guajira y no responde las cartas de nuestra Canciller. Nos está ninguneando Maduro. Colombia siempre tendrá revolcones, ojalá tengamos estadistas que sepan manejarlos. Los alcaldes que en octubre elegirán los muy avispados nos harán reír y también llorar.

VER COMENTARIOS
Columnistas