Dos noticias lamentables

Diciembre 02, 2015 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Alejandra Borrero es caleña, actriz, activista cultural, motor del teatro Casa Ensamble y terca defensora de las mujeres maltratadas. Ella lucha en defensa de las que reciben patadas, puños, ultrajes o amenazas de su ‘compañero’, parejo, novio o esposo. Su campaña nacional llamada ‘Ni con el pétalo de una rosa’ fue exitosa pero tuvo un manchón que ha dolido mucho a Alejandra. Lo vio Colombia vía televisión: que en Cali dos iracundos en plan de justicieros le arrancaron el pelo a tijeretazos a una mujer por sospecha de un hurto menor en un almacén. La arrastraron por el suelo, le dieron puntapiés y vanidosos se reían por su vandalismo.Y para mayor pena de Alejandra Borrero, supo que a balazos, en su Cali querido, mientras dormía, fue asesinada una niña de ocho años en un barrio popular. La Policía tiene pistas sobre el desalmado que pagó al pistolero. La maldad humana asombra. Mucha tecnología, mucho internet, avances de la ciencia pero zumba la violencia en el mundo.Hoy Bruselas encerrada por el miedo. Londres asustada. París aún con pánico porque siete desalmados mataron a 158 personas sin motivo. Vivimos un mundo rabioso donde mandan los termocéfalos que son los tipos de cerebro caliente. Un ejemplo: el alto mando militar de Turquía aprobó hace doce días que su fuerza aérea lanzara bombazos a un avión militar ruso por volar en zona fronteriza.¿Usted no sabe quién soy yo? Eso pudo haberle dicho el excamarada (el tovarich) Vladimir Putin al embajador turco en Moscú. Esa fanfarronada de los Generales turcos fue una descomunal estupidez. No se le puede tumbar con metralla un avión al poderoso país de Rusia. Su gobernante Putin es un duro que cobra todo irrespeto al país de los Romanof, de Lenin, Stalin, Kruschev hasta llegar a Gorbachov. Presidentes iracundos abundan, caso Maduro que en Venezuela usa el matoneo hasta con Lilian Tintori, la valiente esposa del preso político Leopoldo López.Venezuela asustada. Maduro, un izquierdista iracundo en el poder. Piedad Córdoba y Clarita López, eminentes jefes izquierdistas, deben impedir la persecución del gobierno venezolano a Lilian Tintori. ‘Please’, ayuden, opinen. Punto.Y llegó diciembre con sus horrores, trancones, ruidos y un Niño Dios que no llega a los barrios populares porque en Colombia todo está carísimo. Y lo cómico, que los publicistas de este gobierno alegrón reclamanéxitos porque, dicen ellos, lograron su exótica ‘prosperidad para todos’. ¡“Ya voy Toño”, dijo un músico costeño!

VER COMENTARIOS
Columnistas