Desde China una postal

Septiembre 08, 2010 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Hace cuatro años (en un acto de cariño o de humor negro), el presidente Uribe me ofreció irme de diplomático a la China. Casi le acepto, pero Lulita Arango mi novia-esposa, seriamente me dijo “a la China no me voy”. Por eso a los viajeros a la China siempre les pido una postal. ¿Quiere ir gratis a la China, a Exposhanghai a comer grillos y ancas de rana en el hotel Marriot de Pekín? Llame a la Alcaldía de Cali, sección turismo. Dígales que tiene una fórmula culinaria asombrosa: jugo de borojó de entrada y de segundo plato, tamales con pollo rellenos de arequipe. Si gustan allá, pueden pedirle cien millones de unidades de ese menú y salvaría al ‘stand’ del Valle en la monumental feria ExpoShanghai.Asómbrense ustedes: en tierras de Mao Tse Tung, están en visita oficial (con todo pago): el alcalde de Cali Jorge Iván Ospina, más Argemiro Cortés el hombre de la cultura caleña y la eficiente Dora Mondragón. ¿Y eso quién lo paga? Ustedes los felices pagaimpuestos. ¿Viajaron ellos en primera clase que es carísimo? ¿Viajaron con viáticos en dólares para pagar esos caros hoteles de Shanghai? No lo sé y entiendan, vivo en Bogotá.Si critico ese viaje oficial (no de placer) puedo pasar por envidioso. En cambio, pido que al Alcalde allá lo iluminen Ling Yu Tang y la filosofía del confuso Confucio. El turismo es una de las loterías que deja ser ministro, gobernador, magistrado o alcalde. En fin, China es el coloso del mundo y alcalde que se respete debe conocerla y ofrecer negocios a los magnates chinos.Me contó ‘Viky’ Borrero que el Valle tiene un ‘stand’ en el gran pabellón que Colombia montó a costos millonarios, en esa monumental feria. Ojalá que los magnates neoyorquinos y japoneses al visitar el kiosco vallecaucano se interesen por las uvas de Guacarí, la chancaca de Andalucía, la gelatina de Bugalagrande y el guarapo de Ginebra. Ojalá que esos millonarios sepan que el Valle existe. Ojalá que ellos, en su afán de negocios reserven tiquetes para conocer Buenaventura, Ginebra, Buga y Rozo donde, según los gastrónomos, preparan un exquisito sancocho de gallina, mejor que el pato Pekín.Al grupo que acompaña al señor Alcalde por la China le recomiendo no usar el tal BlackBerry para chatear con Cali porque es carísimo. Oh Pekín, oh Shangai, oh Hong-Kong. China, un gran país donde al que roba el dinero público lo fusilan. Gran país donde hay autoridad y no permiten libertinajes. Por favor, Alcalde, olvídese de montar en Cali un ‘barrio chino’ porque a muchos les daría por hacerse operar las cejas hacia los lados y quedar como los chinos de verdad. Por favor, disfruten el viaje y olvídense del cuento chino.

VER COMENTARIOS
Columnistas