De vanidades y derroches

Julio 23, 2014 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Porque fui parlamentario aplicado gracias a los votos de mi inolvidable José Pardo Llada, puedo decirles que hoy es día glorioso en el Capitolio Nacional. Hoy les entregan a los parlamentarios las órdenes para reclamen en el almacén general tres mil tarjetas con escudo imitación oro mas un maletín de cuero Ferragamo, un finísimo computador, una tableta que entra a Saturno, dos celulares que entran a marte, 18 lapiceros finos porque una ley de la República que obliga a 40 millones de colombianos no puede firmarse con un estilógrafo baratón. El Centro Democrático prepara un rechazo al despilfarro en el Congreso. Que cumpla.Es derrochador el Congreso. En mis tiempos era sin carro blindado como ahora. Allá gastan con nuevo riquísimo rutilante. Los que deciden esos regalos para los congresistas son los que gerencian y manejan el Capitolio, los ordenadores del gasto, los “jefes de compras”. No los culpen, es que comprando cien mil millones al año les toca un veinte por ciento de “comisión exitosa”, y ellos, luego giran esa millonada a los hospitales del África ecuatorial, víctima del dengue. Les dan más: a sus choferes les dan cien vales para la gasolina de su auto blindado, la clave para pedir tiquetes semanales a sus fortines electorales y para contratar sus asesores.En un almuerzo ayer en el Bogotá soleado, una periodista contó que les dan media librería, auto blindado y hasta pañales para los nietos. Viva la democracia, todo ese Balotto por cuenta de ustedes sonrientes paga impuestos. En Bogotá siguen denunciando picardías de los concejales. Tanto que le tocó al alcalde Petro suplicar que no repartan a los familiares, lo dijo por un concuñado muy hábil con influencias. Don Juan Manuel Santos, que según Tola & Maruja ahora sí va a gobernar, debe imponer una radical austeridad y cortar el lujo del gobierno.Muchos asesores, muchos consejeros presidenciales, mucha publicidad costosa. Y muchos impuestos para nosotros los que ganamos por honorarios. ¡Y el gobierno sigue prometiendo como en la campaña! Y eso que Los Ñoños que pusieron los dos millones de votos no han pasado su factura que se llama puestos.Que el partido Centro Democrático cumpla con el debate pidiendo menos derroches.

VER COMENTARIOS
Columnistas