Cuidado, una bala perdida

Cuidado, una bala perdida

Julio 27, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

De Cali, Palmira, Buga y Tuluá han viajado miles a Orlando, de allí al sitio mágico de los niños: Disney World. El menú exquisito: helados, tortas, crispetas, papas fritas y toda clase de trucos para divertir. En Orlando, hasta hace 17 días, había una paz exquisita pero Omar Mateen, un gringo de origen afgano, medio musulmán, no practicante y de 24 años, reventó a tiros un bar preferido por la línea gay. El padre del criminal dice que su hijo odiaba a los gays porque le indignaba que ellos se besaran en la calle delante de su hijo menor, de 10 años. Amargo crimen: ¿Puede evitar eso la Policía? No, el descerebrado no avisa sus intenciones.Quien lo ve, ese desadaptado se tiró el turismo, mató 52 personas y por suerte se pegó un tiro con su Colt 45 que compró en Dallas como quien compra un par de tenis. En Orlando, en algunos barrios de Bruselas y de París hoy repiten esta frase: “Pongan doble llave, apaguen luces, cuidado con una bala perdida”. Y la están repitiendo en la bellísima Munich. Allí un jovencito muy alemán consiguió matar a 12 jóvenes a balazos en un centro comercial. Atención: en Colombia hace rato no pasa eso. ¿Hoy es Cali más segura que Berlín? Sí, aquí los musulmanes fanáticos solamente rezan. Busquen en el menú televisivo a los alemanes. Allí vi, hace una hora, que Munich en este julio sigue verde y arborizada, con miles de turistas, museos, parques, piscinas y 457 marcas de cerveza. Pero tienen miedo. Sospechan de cada árabe y en Alemania hay cuatro millones de árabes. ¿Hoy tienen en Medellín o Cali el pánico que tienen en Bruselas, París o Niza? No lo tenemos. Punto.Hubo daños multimillonarios a la gente, al país por el paro camionero. El Gobierno perdió ante ese megapoder tractomulero. Las víctimas de ese atropello no recibirán un peso. Muy de malas Juan Manuel Santos porque dos paros violentos del poder camionero y un paro cafetero golpearon gravemente su gobierno. Lo soñado del santismo, firmar la paz con las Farc, camina bastante bien pero olvídense de que sus ‘comandantes’ paguen cárcel. Eso no sale, así no firman. Y si firman, y salen cumplidos, no habrá más dinamita en oleoductos, en pueblos caucanos. No más masacres de soldados ni de diputados, ni de concejales. Por eso se busca firmar con los ahijados de Márquez, Cataumbo & Cia. Punto. Y a reír, esta noche el futbolero Nacional, sale ‘campeonísimo’.

VER COMENTARIOS
Columnistas