Coqueteos de Íngrid a Chávez

Noviembre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Aparte del golazo palmirano eligiendo Miss Colombia, dos libros hacen noticia: el que sabemos, de Íngrid Betancourt, y el de María Isabel Rueda, ‘Casi toda la verdad’, muy chivoso porque hizo hablar a fondo a cuatro ‘brujos’ que han estado en la pomada: Yamid Amat, Felipe López, Juan Gossaín y Enrique Santos Calderón.Hay algo que conozco a fondo: la diagramación, edición, mercadeo y venta de libros. Desde que vivo en Bogotá, hace 47 años, entré al mundillo comercial del libro. Al principio vendí enciclopedias y luego, trabajando en Carvajal & Cía., año 69, fundé una pequeña empresa editorial, ‘Rentería Editores’, que estoy reviviendo porque editó 37 títulos, 14 de línea marxista que me pagaba el Gobierno ruso vía Prensa-Novostí de Moscú. Por ese ‘oro de Moscú’ viví y gocé del ‘mamertismo internacional’ en San Petesburgo, entonces Leningrado, la joya de los Romanof.Libros que edité con éxito: ‘Nuestro Fútbol’, de Hernán Peláez Restrepo; ‘Los Intocables’ -Obregón, Botero, Grau- por Fausto Panesso; y el más exitoso: ‘García Márquez habla de García Márquez’ que monté entrevistando personajes en La Habana, Barcelona y Moscú. Me lo editó la revista Alternativa dirigida entonces por Enrique Santos Calderón. Resultó un libro exitoso que me dio las mieles de ser entrevistado siete veces en radio, prensa y televisión. Aleluya, fueron mis primeras entrevistas y de carambola me dejó jugosa utilidad financiera. Recuérdenlo, es un libro con portada en cartulina negra, letras grandes y en la portada ocho fotos de ‘Don Gabo-Nobel’ cuando era un gustador-seductor, de 48 años, en la izquierda castrista, la que hoy millones de arrepentidos llaman ‘la izquierda caviar’.Voy al grano: vender libros exige montar ‘shows’ así sean escritores pudorosos y enemigos del ‘show’. Por compromiso editorial van a los supermercados y al ‘show’. Eso lo hace Íngrid y sacude al periodismo con frases calientes cuando le preguntan: ¿Cómo se han portado los colombianos con usted? Ella responde: “Oui, oui, monsieur... se han portado mal, me han perseguido con odio”.El jueves Íngrid soltó esta bellezura: el presidente Chávez es un gran demócrata, un líder que luchó por mi libertad. Bravo Íngrid, el gobierno chavista aplaude. Lo feo, ‘mademoiselle’ Betancourt es que para vender el libro lance frases poco serias contra figuras colombianas.Ojalá que el nuevo embajador de Colombia en París, el empresario Gustavo Adolfo Carvajal, se la encuentre cenando en Fuquets (en los Campos Elíseos) y le diga: “Oh, la-la Mademoiselle Betancourt, la invito a un café para contarle lo que ignora del país que la rescató del secuestro y la tragedia”. Ojalá lo haga ‘monsieur Carvajal-Sinisterré’. Oh, la-la.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad