Cachaco, un jefe costeño

Agosto 20, 2014 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Es bogotano total y con modales de ‘cachaco’ que son buenos modales. No se exalta, es sereno hasta en Buenaventura recibiendo vainazos. Voy a Juan Manuel Santos que acaba de imponer su autoridad a los parlamentarios costeños que lo siguen. Les dijo en tono presidencial que él no iba a gobernar bajo la batuta de ellos, que él es el que manda y comenzó a mandar. Eso me recuerda algo cubano que dice: “Y llegó el Comandante y mandó a parar, se acabó la discusión”.Como la política colombiana es bastante exótica, tenemos que Simón Gaviria, hijo de César Gaviria, mi vecino de curul en la Cámara de Representantes, le abre camino a su hijo inteligente -denunció lo de Interbolsa- para que sea presidente. Bueno, Vargas Lleras es nieto de expresidente. Pastrana Andrés hijo de presidente. Belisario no aportó hijos a esas aventuras, Diego Betancur entró al Moir porque amaba a Mao Tse Tung y creo que allí sigue aunque la China se volvió hipercapitalista a tope.Hoy, agosto del 2014, el gran jefe liberal del valle es don Roosvelt Rodríguez, ahijado de la médica Dilian Francisca Toro. Ese liderazgo lo tendrá que demostrar cuando se elija gobernador en 14 meses. ¡Que jartera otra elección pero esa es la antipática democracia! El jefe político de la Costa es Juan Manuel Santos porque le obedecen los Ñoños y Benedetti y los García, los Amín, los Kure y los dueños de las cédulas de los votantes en Pivijay, Repelón, Malambo, El Banco y Tamalameque. Por eso logró casi tres millones de apoyos en la Costa. Lo veo y no lo creo: un cachaco, Juan Manuel Santos Calderón Nieto Castillo Umaña es el que corta el bacalao y mete goles en tierras costeñas. En Sucre, Córdoba, Guajira y Cesar ganaron los que jugaron con el paraguas santista. Con la pancarta de Santos consiguieron curul y la curul da carros blindados, $23 millones mensuales, tiquetes a montón y 9 asistentes bien pagados.Dudo que haya broncas entre César Gaviria y Juan Manuel Santos, discuten pero son amigos. En cambio la disputa personal entre Uribe y Santos no tiene arreglo en 48 años. Si se pelean los matrimonios cuando la noche anterior han practicado sexo, no nos extrañemos que haya agarrones entre políticos. Santos seguirá mandando aunque se molesten sus senadores costeños dizque rebeldes. “Todo político costeño tiene ganado el cielo”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad