Bienvenidos más impuestos

Octubre 19, 2016 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

Casi infantiles, los anuncios de guerra. Digamos que el mariscal que soñó la guerra se asustó y cambio de país. Pero hay pánico por los nuevos impuestos. Mala cosa para el gobierno. Bien rajado en las encuestas y con más impuestos, caerá al abismo. Lo amargo para este gobierno de la ‘Prosperidad para todos’ es que cogió fama de gastador y derrochón por la multimillonaria publicidad y el tonito ricachón que tiene. Sumen que Cartagena es sede en noviembre de la Cumbre Presidencial con rey Borbón llegando. Ante eso, un burlón dirían: “Bienvenidos más impuestos”.Y si la Dian no recoge plata, el país se derrumba y pasaremos a ser como Paraguay, Uruguay o Venezuela, estancados. Vaya lío: no le clavan impuestos a los ricos, porque se enojan y no invierten. Le cobran a la clase media que está ahogada y endeudada. Y castigan a los tenderos azotando a los vecinos pobres en lo poquito que compran. Y la burocracia derrochando. En charters, tiquetes, asesores de lujo, libros vanidosos. Punto.Siguen desfilando por la pasarela política los brujos de la tribu: Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe, Andrés Pastrana, los excomandantes y Jaime Castro, el jurídico que sí se leyó las 297 páginas de aquel agonizante plebiscito. Y los resultados en votos de esa fiesta democrática entraron a ‘Lo que el viento se llevó’. No era urgente ni obligatorio, fue un costoso retozo democrático. Punto.Las Farc ya ganaron bastante. Tienen amnistía total para sus guerrilleros, más sueldos, salud y un plante económico. Para los ‘jefes’, pasaditos de kilos, los comandantes ya sesentones, habrá una pena menor, más blindada camioneta, apartamento en un hotel o una finca protegida, más oficinas. En eso está la discusión. Las curules es lío casi arreglado. Falta lo que desenreden los jurídicos. No es preocupante el panorama, van 434 días en que las Farc no dinamitan ni secuestran. Buena esa. Punto.El mejor chiste de este nervioso octubre corrió por cuenta de Horacio Serpa y Armando Benedetti, senadores liberales, que en coro dijeron que se debían de repetir, motivo el aguacero, las elecciones en toda la Costa Caribe. Caprichos de dos políticos que por amor a su Partido Liberal repiten: “La democracia es un pésimo sistema, pero no hay uno mejor”. Colombia es un país de película, pasan cosas exóticas y anuncian guerras que no llegan, afortunadamente. Termino con una letra de Héctor Lavoe que dichoso decía después de cantar El Rato: “Échale semilla a la marca pa’ que suene afín”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad