Antipático turista hoy en Cali

Diciembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por: Poncho Rentería

En la política, decía el muy bogotano, del barrio La Candelaria, Carlos Lleras Restrepo, toca tragarse sapos de sabor amargo. No lo decía por el turbayismo que le derrotó su reelección, sino por tener que oír las peroratas de los terratenientes costeños atacando la reforma agraria que, valga recordarlo, se la reventaron, para infortunio de Colombia.Tragarse sapos en Cali y por la política internacional. Hoy a Juan Manuel Santos le toca tragarse un sapo: un abrazo apretadísimo en Cali del ciclón ecuatoriano Rafael Correa, el presidente que le montó gran bronca a Colombia por atacar el campamento militar y guerrilero de el ‘Mariscal’ de las Farc, ‘Raúl Reyes’. No hubo bombardeo al Ecuador por parte de Colombia, fue una operación militar donde se quemaron tres hectáreas de los miles y miles de terrenos selváticos que tiene el Ecuador. Punto. La Navidad es antipática porque a la gente más pobre le restriegan su pobreza el nuevo riquismo y los millonarios mal educados. En diciembre miles de funcionarios públicos derrochan el dinero que ustedes, los pagadores de impuestos, depositaron en las ventanillas de la Dian y similares. Juan Manuel Santos se pifió gravemente por no imponer una austeridad a fondo. Mucho carro oficial, muchos viáticos, muchos diplomáticos paseando. Santos regaló un mes de sueldo, que son escasos 20 millones de pesos, para las víctimas de las inundaciones, pero no canceló las tontorras elecciones para Gobernador del Valle para el 23 de enero que nos cuestan 30 mil millones, ¿Será que el Presidente Santos exige al Alcalde de Cali suspender su Feria-parranda que cuesta a los caleños 19.000 millones? No lo hace porque su equipo político maneja esa Feria y se hacen favorcitos políticos.Otra vez la exótica Yidis Medina y sus novelones para tirarse a Sabas Pretelt. Lamento que a ella no le den su casa como sitio de detención. Allá sería menos necia. Pierde tiempo la Justicia con Yidis, un tiempo que debería dedicar a los multimillonarios Nule-Nule que en Bogotá hicieron jugoso gol olímpico.Sí, felicito, aplaudo y abrazo a los ocho mil aficionados taurinos de Cali que en un acto noble decidieron regalar a las víctimas del invierno las boletas que pagaron por abonos. Bravo, renunciar a unas corridas no les quita la paz. Según Laura Botero Marino, entusiasta anti-taurina: “Renunciar a esos abonos para que la empresa los saque a la venta y el dinero alivie a otros merece aplausos, no importa que sean taurinos y gocen la tortura de inocentes animales”. Muy radical mi amiga Laura Botero. Es línea ecologista antitaurina.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad