Al banquillo dos ministros

Al banquillo dos ministros

Diciembre 19, 2017 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

“Todo está barato, baratísimo”, pero no para ustedes, para los banqueros y parlamentarios que ganan 30 millones mensuales; “todo barato y baratísimo” para ocho mil millonarios colombianos y para los ‘Ñoños’ que recibieron millonadas de la tramposa Odebrecht. Punto. Hoy diciembre 20 no tengo ninguna fórmula genial para arrodillar al dólar, pero sí tengo una certeza: que la economía del colombiano medio está fatal, que para 27 millones de colombianos esta Navidad es tristona, preocupante, pesimista. Motivo: su poco dinero no les da para compra aguinaldos sencillos ni para tener en casa alimentos y juguetes. Punto.

La Navidad no existe para los ministros Mauricio Cárdenas y Luis Carlos Villegas. No tienen tiempo para ir de compras, tampoco a los almuerzos y parrandas navideñas. A Mauricio Cárdenas Santamaría (61 años, 84 kilos, altísimo), le toca torear como Minhacienda la deuda externa de ciento veinte mil millones de dólares. A este ministro los brujos económicos y los exministros hacendistas hoy le censuran que haya ninguneado la rajada que le dio a la economía colombiana la poderosa Standar & Poors. Esa firma dijo algo amargo: en Colombia 2017 los resultados económicos son pobretones, son tercermundistas y crecen poquito. Una prueba: a los jubilados no pudo cumplirles la promesa de rebajarles cuotas en salud. Punto.

Otro ministro en apuros, Luis Carlos Villegas, maneja las relaciones del gobierno con las Farc y el ELN y los miles de asaltantes que quieren ‘perdón y olvido total’. Le toca torear broncas en Nariño, Cauca, Urabá, Antioquia, Caloto y Tumaco por el reventado orden público. El periodismo y 787 politólogos lo tienen con tarjeta amarilla como en el fútbol. Nos es muy querido el ministro Villegas por muchos políticos gobiernistas que están en apuros electorales. Esperan mermeladas o ayudas similares del ministro y él no les ayuda por ser novato en esas tareas. Punto.

Aleluya: un grande, un duro musical, el Yuri Buenaventura, triunfante en París, Marsella, Lyon, Bruselas y Barcelona, se toma esta noche el teatro Colón de Bogotá. “Del manglar al Colón”, me lo dijo entre risas. ¡Disciplina y talento, eso tiene el genial Yuri Buenaventura! El teatro Colón es bellísimo, está remodelado, la ministra Mariana Garcés empujó su renovación. Bravo: el histórico Colón para el bacanísimo Yuri, hijo ilustre de Buenaventura.

VER COMENTARIOS
Columnistas