Feliz cumpleaños, Mick

Feliz cumpleaños, Mick

Agosto 05, 2013 - 12:00 a.m. Por: Philip Potdevin

El icónico Mick Jagger, acaba de cumplir setenta años y sigue tan campante como hace medio siglo cuando se convirtió en símbolo de la rebeldía musical. Los Rolling Stones al inicio rivalizaban con Los Beatles. Eran agua y aceite. Mientras los segundos cantaban al amor: “Quiero tomar tu mano”, “¿No es ella dulce?” y “Por favor, dame gusto”, los Stones cantaban a la rebeldía: “No tengo ninguna satisfacción”, “Mujer de bar de mala muerte”, “Merodeador de la medianoche”.Mick era lo opuesto a Paul McCartney, aquel “niño bueno de cara bonita”. Mick, salvo muy al comienzo, vivía mal peinado, desaliñado, y lucía casi famélico, pero exhibía una habilidad y flexibilidad corporal, jamás vista en Paul, que en momentos hacía recordar las contorsiones pélvicas de Elvis. Si bien los demás Stones eran de bajo perfil, rígidos, serios y poco carismáticos, Jagger demostró siempre un gran dominio escénico que elevaba la adrenalina de sus fans de manera inmediata. Los Beatles se extinguieron en 1970 mientras que los Stones continúan siendo la banda más insigne de rock del planeta.El éxito de Jagger no es fortuito: una voz potente, como pocas, una vocalización perfecta, un timbre inconfundible y unas letras elaboradas que a veces pasaban desapercibidas bajo la fuerza de las guitarras, el bajo y batería. De nuevo, a diferencia de Los Beatles, que sus canciones eran muy melódicas pero con letras insulsas cuando provenían de McCartney, los Stones, tenían la capacidad de componer canciones con contenido, fuerza rítmica y potentes melodías. En “No harás un santo de mi”, Jagger canta: “San Pablo el perseguidor/ fue un hombre cruel y pecador/ Jesús lo golpeó con la luz/ y allí comenzó su vida./ Agustín conoció la tentación, amó a las mujeres/ el vino y la canción/ y todos los placeres especiales/ de hacer algo equivocado./ Nunca harás un santo de mí”. En otra, lanza una adivinanza: “Por favor, déjame que me presente/ soy un hombre de riquezas y buen gusto/ ando rodando desde hace muchos años, muchos años/ he robado el alma y la fe de muchos hombres. /Yo estaba allí cuando Jesucristo tuvo su momento de duda y dolor /y me asegure por los infiernos que Pilatos se /lavara las manos y sellara su destino. /Encantado de conocerte /Espero que sepas mi nombre /Pero lo que te desconcierta es la naturaleza de mi juego…”, titulada, por supuesto, “Simpatía por el diablo”. Pero de igual forma algunas de las canciones más líricas de la historia del rock, son de Jagger: Angie, Ruby Tuesday y Lady Jane. Hay otras de carácter cómico-erótico. “Es tan fría”, es rock puro: “Estoy tan caliente y ella tan fría/ Soy una zarza ardiente, soy el fuego ardiente, /soy un volcán sangrante, estoy tan caliente y ella tan fría, he intentado reconfigurarla, he intentado re-encenderla, pienso que su motor está atascado para siempre, es tan fría como una lápida, como un cono del helado”.¡Larga vida para el monstruo septuagenario del rock! ¡Feliz cumple, Mick!

VER COMENTARIOS
Columnistas