¿Un país que protege a sus niños?

opinion: ¿Un país que protege a sus niños?

Todos se declararon conmocionados. Un niño de 11 años se había encargado...

¿Un país que protege a sus niños?

Mayo 02, 2016 - 12:00 a.m. Por: Pedro Medellín

Todos se declararon conmocionados. Un niño de 11 años se había encargado de cuidar y alimentar a sus hermanos de 8 y 6 años, mientras su mamá se iba a trabajar en el Tolima. Según los reportes de prensa el menor se levantaba muy temprano, preparaba el desayuno para sus hermanos y luego salía para la escuela. Al medio día regresaba para preparar el almuerzo de sus hermanos y dedicaba la tarde a hacer sus tareas, mientras ellos jugaban en el cuarto en que vivían. Así durante dos semanas, hasta que alguien dio aviso a la Policía. En realidad, esta no debía ser la historia que conmocionara a los colombianos. Es uno de los miles de casos en que los niños, por irresponsabilidad de los padres o porque las circunstancias del mercado laboral de los mayores, los han obligado a asumir responsabilidades que no les tocaban. Son muchas las historias de este tipo que se repiten, una y otra vez. Seguramente algunas de ellas exitosas. Durante años los hermanos mayores asumen el cuidado de sus hermanos pequeños y logran sacarlos adelante. Otras, posiblemente sin el mismo final feliz. En ningún caso se trata de ‘niños héroes’. Aquí estamos ante niños víctimas de la irresponsabilidad de sus padres y la indolencia de la sociedad.Y no hablemos de problemas como la desnutrición que afecta a miles de niños colombianos. Digamos que es la resultante de una situación en la que concurren la pobreza, la debilidad institucional y la ferocidad de los corruptos, que han usado a estos niños, para enriquecer sus cuentas. Lo que todavía no logra conmocionar al país, pese a su magnitud y dureza, es la violencia contra los menores. Según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, a la fecha tiene vigentes 104.025 procesos de protección para niños y adolescentes víctimas de alguna vulneración de sus derechos. De estos, 22.255 casos corresponden a algún tipo de maltrato infantil, incluyendo maltrato por negligencia y 5.796 a abandono. En el primer caso, Bogotá, Valle y Nariño registran las cifras más altas. Y en abandono lo encabeza Valle, Cundinamarca y Nariño.Sólo en Bogotá el año pasado, cada 2 horas y media, era reportada una agresión a un niño. Y una de cada tres de esas agresiones, correspondía a abuso sexual en población entre 5 y 13 años. Y a nivel nacional, cada 30 minutos un menor debía acudir a Medicina Legal tras ser víctima de agresión sexual y cada 60 minutos, otro era sometido a exámenes por violencia intrafamiliar. En 2014 cada 11 horas fue asesinado un menor entre 15 y 17 años, en tanto que cada día y medio fue reportado un asesinato de un menor de 14 años. De esos datos, el Valle reportó el triple de los casos registrados en Antioquia y Bogotá; cinco veces los casos de Cundinamarca y nueve veces los registrados en Santander. Ciertamente hay que reconocer los esfuerzos del Icbf y la Policía Nacional por reducir esos índices. Pero todavía resultan insuficientes para una sociedad indolente frente a la agresión masiva y sistemática a la que están siendo sometidos nuestros niños. No sólo por la magnitud del problema, sino por el silencio cómplice de la sociedad. Tanto en reaccionar ante la denuncia, como en la protección solidaria. Ya quisiera ver a los colombianos movilizarse y rodear a sus niños para protegerlos con el mismo fervor que muestran las cadenas humanas que los antitaurinos forman a las entradas de las plazas de toros en los días de corrida; o los ambientalistas cuando se encadenan a árboles para protegerlos de la acción depredadora de sus conciudadanos. Los invito a que a no darle más la espalda al problema. Hay que levantarse y decidir, de una vez por todas, combatir todas las formas de violencia contra los niños. Es la única condición que garantizara el porvenir del país.

VER COMENTARIOS
Columnistas